Categoría: Compras

Cómo elegir TU portabebé ergonómico ideal

Si has llegado hasta aquí, lo más probable es que hayas decidido llevar a tu bebé bien cerquita pegadito a ti y estés buscando el portabebé ideal para ello.

Lo primero, enhorabuena, te aseguro que portear es una experiencia inigualable que toda mamá o papá debería experimentar, y que todo bebé espera, así que ¡disfruta!
Para hacerlo de manera segura, ergonómica, y cómoda para ambos, puedes repasar aquí unos cuantos consejos básicos.

Lo segundo, siento decirte que el portabebé ideal no existe. No, igual que tampoco existe el zapato ideal, el coche ideal, el trabajo ideal, o el marido ideal 😉 . Todo, absolutamente todo, depende de un montón de factores: preferencias, necesidades, gustos, presupuesto, circunstancias personales…
Si para comprar un móvil tienes en cuenta todo esto, para elegir un portabebé no iba a ser diferente.

Así que, desconfía de los encantadores de serpientes que, sin conocerte ni preguntarte absolutamente nada, te aseguran que “el portabebé X es el mejor”.

Y lo tercero, asegúrate que se trata de un portabebé ergonómico de verdad. Esto que parece una abviedad, no lo es tanto, sobre todo cuando no es oro todo lo que reluce en el mundo del porteo.
Cómo elegir tu portabebé ideal

 

Un portabebé para TUS necesidades

Dicho esto, ahora trataré de ayudarte a elegir TU portabebé ideal, ése que se ajusta como un guante a tus necesidades y las de tu bebé (porque no olvidemos que el porteo es cosa de dos), y no al revés.
Lo que funciona en mi familia puede que no resulte en la tuya.

Para ello, te invito a investigar, leer, preguntar y contrastar. Lo ideal es contactar con una asesora que te guíe y resuelva tus dudas, pero tanto si lo haces como si no, hay una serie de cuestiones que sólo tú sabrás responder y que te pondrán sobre la pista de lo que necesitáis:

· Qué edad tiene el bebé. Tendrás que valorar la edad, el desarrollo físico y motor de tu bebé, y su peso. Que tu hijo tenga o no control cefálico, que sea capaz de permanecer sentado por sí mismo, o que ya camine, pueden ser determinantes en tu elección. No será lo mismo elegir portabebé para un bebé de 3 kg. que para un niño de 10 kg.
Este criterio es especialmente importante cuando hablamos de un bebé pequeño, porque conviene recordar que no todos los portabebés son adecuados para un recién nacido.

· Qué uso le quieres dar y con qué frecuencia lo vas a utilizar. Uso diario, habitual, ocasional o intensivo.
Párate a pensar si lo quieres sólo para dormirle o darle teta en casa, o esperas salir a la calle a pasear y realizar pequeños recados. Si tu intención es comprarlo para algo puntual, como una excursión al monte o cruzar un aeropuerto, o por el contrario, será el único medio para llevar a tu bebé.

· Quién va a utilizar el portabebé. Mamá, papá, abuelos, cuidadores…
A menudo papá y mamá usan tallas diferentes y tienes gustos igualmente diferentes, así que, conviene que seáis bien sinceros y aclareis quién va a portear (de verdad) la mayor parte del tiempo. Comprar determinado portabebé con la esperanza de poderlo compartir con tu pareja y que luego no lo use, puede resultar frustrante. Así que, si sólo puedes o quieres comprar uno, busca aquel que mejor se adapte al porteador principal.

Recuerda que el porteador debe ir cómodo también. Portear no puede ser sinónimo de dolor de espalda. Si tú no vas cómoda, es más que probable que tu bebé lo note y tampoco vaya a gusto. Lo ideal es tener la posibilidad de probar entre los que más te interesen, y así poder dar en el clavo antes.

· Para un único bebé o para más de uno. Evidentemente, no es lo mismo elegir portabebé para un bebé sólo que para gemelos o mellizos. Tampoco resulta igual si tienes más hijos y lo que buscas es compartir el portabebé con dos (o más) hijos con diferentes tallas y momentos de desarrollo.

· Cuánto quiero / puedo gastar. La horquilla de precios es amplísima, y, en mi opinión, es una inversión que se amortiza rápidamente. Además, siempre puedes buscar portabebés de segunda mano.

· Preferencias estéticas. Parece una tontería, pero un portabebé a veces se ve más que la ropa que llevas debajo. Llega a ser otra prenda de ropa más, así que, está bien que te guste y te sientas bien con él, ya que la idea es usarlo, y no que se quede olvidado en un cajón.

· Si estás dispuesto a aprender a hacer nudos o te sientes más cómodo/a con los cierres y las hebillas.

· En qué época del año quieres empezar a usarlo o qué clima hay en tu zona. Queda claro que no es lo mismo portear en Málaga que hacerlo en León. Puedes elegir entre portabebés con diferentes tejidos o grosores según vivas en un lugar cálido o más fresco. De todos modos, debes recordar que la mayor parte del calor cuando utilizamos un portabebé, proviene de la proximidad de ambos cuerpos (porteador y bebé), y eso no lo podremos evitar, sea cual sea el portabebé que usemos.

Espero que toda esta información te haya resultado útil, y si tienes alguna duda, crees que se me ha escapado alguna cosa, o quieres comentarme algo, ya sabes dónde estoy :)

Ah, y no puedo irme sin puntualizar que todas estas indicaciones son generalidades para un bebé nacido a término y sano, sin ningun patología. De no ser así, habría que estudiar el caso concreto.
Igualmente, si el adulto que va a portear tiene algún tipo de dolencia, necesidad especial o diversidad funcional, habría que ver con detalle qué sistema resultaría el más óptimo para esa situación particular.

SUSCRIBIR2

Lo que leemos en casa: La naturaleza

Creo que hasta ahora nunca había comentado lo mucho que le gusta a la gordita los libros, los cuentos, y los catálogo de productos :). Por eso, la lista de publicaciones que caen en nuestras manos ha ido creciendo estos últimos meses a un ritmo vertiginoso. Y claro, queremos compartirla con vosotros.

Hoy quiero empezar por éste, La naturaleza, de la Colección mi libro animado, que me parece una verdadera joyita, por su contenido, su mensaje, sus ilustraciones, y por escenas como la de la imagen.

Libro de la naturaleza

Así, este libro interactivo (tiene toda suerte de pestañas, desplegables y sorpresas), nos muestra un surtido amplísimo de situaciones y realidades cotidianas con las que descubrir lo que la naturaleza nos ofrece y aprender a respetarla.

Aunque viene recomendado para niños a partir de tres añitos (contiene piezas pequeñas y hay que ser algo cuidadoso en su manejo), los más pequeños podrán disfrutarlo igual con la ayuda de papá o mamá, y a los más mayores tampoco les vendrá mal recordar que en primavera aparecen los primeros brotes, que si vas de excursión no debes olvidar la brújula, o que el agua no es infinita y por tanto, deberemos cerrar el grifo al lavarnos los dientes.

¿Qué os ha parecido? ¿Conocíais este libro?

SUSCRIBIR2

Menos es más: kit de juego casero

Escena 1. Mañana del día de Reyes. Interior. Salón de una casa cualquiera. Día.
Una pareja mira embelesada a su bebé mientras éste comienza a desenvolver la montaña de regalos que han dejado los Reyes Magos para él.

MADRE
(Dirigiéndose al padre)
Espero que hayamos acertado con el muñeco. Me han dicho que es el más vendido, y que a los críos les encanta. Abre y cierra los ojillos, el cuerpo es de trapo y es muy manejable.

PADRE
(Resoplando)
Y más vale que le gusten los encajables, porque si no, no sé dónde vamos a meter las 120 piezas. Por cierto, ¿tenemos pilas para el osito cantarín? Me dijo mi hermana que no vienen incluidas.

Imagen extraída de aquí

Imagen extraída de aquí

Entretanto, el bebé ha logrado quitar el papel de regalo y abrir las cajas. Echa un vistazo curioso interesándose por lo que hay dentro. El papá inicia el juego mostrándole cómo se ensamblan unas piezas con otras, mientras que el osito comienza a sonar de fondo.
Transcurridos unos minutos el bebé deja el muñeco en el suelo para espachurrar el papel de regalo, y ríe con el ruido que provoca. Pasa el resto de la mañana transportando las cajas de un lado a otro del salón y explotando el papel de burbujas.

Los padres se miran desilusionados.

Fundido en negro.
Fin.

¿Reconocéis esta escena verdad? Los adultos a veces nos empeñemos en complicarles la vida a los niños. Les compramos cosas que creemos que necesitan, nos empeñamos en intervenir en su juego y dirigirles a cada momento, sin darles la oportunidad de hacer las cosas por sí mismos y que su imaginación trabaje. ¡Con lo divertido que es sentarte a observar simplemente cómo resuelven y utiliza los objetos cotidianos para el juego!

Nosotros hemos aprendido que menos es más, y tenemos nuestro kit de juego casero. 5 esenciales que acaban con el aburrimiento en un pispás.

Cajita con lentejas Fue el primero que probamos. Si se agita, el sonido es más agradable y relajante que el de una maraca. Si la caja es transparente, es muy entretenido verlas moverse en el interior cuando se gira el recipiente. Pesa muy poco y ella lo trae y lo lleva a su antojo.

Cartón de huevos Con un cartón de los pequeños es suficiente. En cada hueco le pongo algo que tenga por casa, como macarrones de colores que son muy vistosos, bolitas de papel de plata, o nueces. Se entretiene sacando las piezas y volviendo a ponerlas en su sitio. Estos cartones tienen infinidad de posibilidades para hacer manualidades, pero la gordi es aún pequeña para eso.

Garrafa de agua vacía Es muy manejable gracias al asa superior, y el tapón es más grande, minimizando el riesgo de que se lo trague. Le encanta arrastras la botella, enroscar y desenroscar el tapón (me sorprende la cantidad de veces que es capaz de repetir la operación) introducir objetos pequeños dentro, como castañas, para volverlos a sacar.

Linterna Tenemos una de esas pequeñitas para alumbrar en la bici con un botón trasero de encendido. Apagamos la luz, y, qué empiece la fiesta!

Pompero Hacer pompas, verlas brillar con la luz, perseguirlas para intentar tocarlas, oir cómo explotan y desaparecen. Exitazo, el más divertido de todos. Al principio tendrás qué soplar tú, pero verás lo pronto que aprenden y lo hacen ellos solitos.

Como veis son elementos que podemos encontrar en cualquier casa, o resultan sencillos de conseguir. Y vosotros, ¿tenéis algún juego casero?

SUSCRIBIR2

5 regalos perfectos para bebés (por menos de 12€)

El sábado va WhatsApp y se cae. Casi cuatros horas con el servicio de mensajería instantánea off.
¿Sabes qué significa eso? ¿Que mañana mismo vuelves a los sms? ¿Qué acabas de descubrir que con un móvil también se puede hablar? No, peor aún. Significa que dentro de nueve meses, te verás en el papelón de hacer regalitos de bebé a cascoporro. Un sábado noche y sin distracciones…no creo que te lo tenga que explicar.

Menos mal que estoy aquí, para advertirte, y para, dicho sea de paso, sacarte del apuro, porque no vas a visitar a la nueva familia con las manos vacías con la excusa de que no has encontrado nada original.
Y que conste que hablo con conocimiento de causa, que los hemos utilizado todos.

Por tanto, ésta es mi lista de los 5 regalos perfectos para bebés que te harán quedar como una reina sin necesidad de perder el riñón:

 Jirafa Sophie

1. Jirafa Sophie
¡Los mordedores han pasado a la historia!

Si no conoces a esta jirafa, hago las presentaciones. Sophie es una suave jirafa cincuentona que se deja mordisquear por bebés (y no tan bebés) de medio mundo. Está fabricada en caucho natural, por lo que su olorcito incita al bebé a llevársela a la boca, y emite un ruidito fascinante al achucharla.

¿No es gran cosa, verdad? Precisamente gracias a ese diseño tan simple resulta muy fácil de agarrar y manejar. Verás cómo se convierte en un imprescindible para dormir.

Y aunque existe todo un universo de accesorios en torno a esta jirafa (set para baño, mochilas, estrellas fluorescentes para el techo..), la puedes encontrar solita en su cajita regalo en Amazon por menos de 10€. ¡Exitazo asegurado!

 

Pelota de agarre Oball

2. Pelota de agarre
¿Una pelota con agujeros?

Esta pelota de agarre está compuesta por diferentes agujeros en forma de hexágonos, imitando el diseño de una colmena. De este modo, es mucho más sencilla de sujetar y lanzar.
Lo habitual es encontrarlas de silicona flexible, como la de la imagen, porque son ligeras, se puede aplastar y siempre vuelve a su forma original (Cuántas veces me la habré guardado en el bolsillo del abrigo!). Cualquier edad es estupenda para jugar con ella.

El precio varía un poco según diámetro (10 / 15 cm.), pero aquí la puedes comprar y no llega a los 7€.

zapatos blanditos para bebé

 

3. Zapatos blanditos
¿Zapatos para gatear?

Sí, ya sé, un recién nacido no necesita zapatos, pero cuando ese bebé empiece a gatear no se va a acordar del body de la talla cero que ya ni le entra, sino de esos zapatos mega molones que está deseando estrenar :)

Fabricados en piel se ajustan al tobillo mediante un elástico. De esta manera, son muy sencillos de poner, y no llevan ningún cordón, velcro o remate molesto. Son muy flexibles y cómodos, casi como andar descalzo, y con la suela antideslizante. Son muchas las marcas que confeccionan este tipo de calzado, pero aquí, los puedes encontrar desde 11€.

bandana reversible

 

4. Bandana reversible
Babear con estilo.

Esta bandana triangular no es un babero al uso de esos para que el bebé no se manche. Para eso ya hay muchos otros en el mercado.

Éste es reversible e impermeable. De esta forma, funciona genial como anti-babas, impidiendo que el bebé se moje el pecho. Gracias a su fina capa interior de PVC, el plástico no está en contacto con el bebé, por lo que no da calor, ni se pega ni molesta.

Se abrocha con corchetes, y tiene dos posiciones para ajustarse al tamaño del bebé, lo que amplía bastante la vida útil del mismo. Y como complemento es una monería. Precio anticrísis aquí, 10€.

toalla de microfibra

 

5. Toalla de microfibra
Toalla multiusos.

Ya sabrás que los bebés ensucian. Mucho. Por eso, tener a mano una de estas toallas es una bendición.

Como está fabricada en microfibra (sí, como esa toallas que ves en las piscinas) es muy agradable al tacto y muy ligera.

No pesa nada, se seca rápidamente, y tiene unas medidas muy manejables (30 x 50 cm.) convirtiéndola en un imprescindible para llevar en el bolso, o el carro. Tienes estampados para todos los gustos (buhos, gatos, bicicletas) para acertar seguro. Otro punto a favor es su precio, las encuentras aquí por 9,50€. ¿Un consejo? lleva una siempre en el coche!

 

Bueno, ¿qué te han parecido mis sugerencias? Ahora no tienes excusa, que como ves, se puede regalar bonito sin dejarse la cartera.

Si te ha resultado útil esta información, comparte, y si quieres recibir directamente en tu correo los nuevos post, sólo tienes que suscribirte.

SUSCRIBIR2

 

Dancing queen

Que nos gusta la música no es ningún secreto. En casa solemos tener la radio puesta, escuchamos spotify o algún disquito. Tanto “adiestramiento” ha dado sus frutos, y la gordi comparte también ese entusiasmo.
Eso sí, ella no le hace ascos a nada, lo mismo es la musiquilla de un anuncio, los Fleet Foxes, Julio de la Rosa o Baby Radio. Cuando la música suena, empieza la fiesta: carita de felicidad, bamboleo de cabeza y se le van los pies. A bailonga no le gana nadie!

Con esa pasión que le echaba, pensamos que lo suyo iba a ser tocar algún instrumento. Suerte que en su cumple cayó un xilofono y nos dimos cuenta de que prefería escuchar más que crear, que si no, me veía ya con la guitarra y la batería versión mini en mitad del salón.

Imagen extraida de aquí

Imagen extraida de aquí

Descartada, al menos de momento, la carrera musical, parecía que la gordi iba más encaminada a ser una fan de menear el esqueleto, una dancing queen. Y cual hortera de los 80, se paseaba con la radio de barba-papá apoyada en el hombro pegada a la oreja. Digno de ver.

Esta niña necesita su propia radio ya!, le dijimos a Los Reyes Magos (las clases de danza las dejaremos para más adelante). Algo sencillito, que fuera fácil de transportar, resistente a caídas y que almacenara mp3. Y puestos a pedir, con una única versión por favor, nada de rosa para niñas, azul para niños, no se fueran a liar Sus Majestades.

Unas eran muy pijas, otras muy sofisticadas, para niños mayores, con precios astronómicos, recién salidas de un todo a cien…jo, qué complicado! Hasta que la encontramos…pero estaba agotada! Vaya, se conoce que hay una amplia tribu de bebés locos por la música ahí fuera.

Barba-papá no se dió por vencido y ayudó a Los Reyes buscando aquí y allá, hasta que la encontró en Amazon. Oe, oe, oe!

Yo no apostaba un duro por el regalo, todo sea dicho. Estaba segura de que sería flor de un día y se quedaría olvidada en algún rincón. Me equivoqué.
Con una tarjeta de memoria repletita de música variada, un asa que la hace fácil de transportar, unos botones enormes y un micrófo para pegar berridos, hemos despertado al monstruo enloquecido que vivía aletargado dentro la gordita. Su energía es desbordante y te persigue incansable para que la acompañes en sus sesiones maratonianas de baile y zapateo.
Con tardes como éstas, ¿quién necesita gimnasio?

SUSCRIBIR2

Trucos para ahorrar con un bebé en casa

Traer a un churumbel al mundo es caro. Sí, lo es, y quien te diga lo contrario es que no vive en este planeta o es inmune a todos esos anuncios y escaparates con artículos para bebés monísimos de la muerte que te llaman a gritos y te hacen creer que serás una madre horrible si no te llevas todo eso para tu retoño.
Por eso, desde el mismo momento en el que ves las dos rayitas del predictor, tu cartera empieza a temblar.

En mi caso, como ya he contado en esta entrada al principio, se trataba de una cuestión de espacio más que de ahorro, pero una cosa llevó a la otra, y mira tú por dónde, conseguí no derrochar en exceso. Pero no voy a engañar a nadie, que también cometí grandes errores.

ahorro

Hoy, para subirme el ánimo, os cuento aquello que hicimos bien. Cada quién tendrá sus cosillas, pero estos han sido mis trucos para ahorrar con un bebé en casa:

· Limitar las prendas de “primera puesta” Para quien no lo sepa, los bebés crecen. Mucho y muy rápido. ¿Te compensa gastarte un pastizal en bodies, camisitas y peleles que va a poder usar un par de semanas en el mejor de los casos?

· Aceptar ropa prestada Reconozco que al principio la idea de que mi niña fuera por ahí con ropa heredada no me agradaba demasiado, pero con una máquina de manchar en casa, terminas convertida en una experta traficante de bodies, pijamas o polainas, que no sabes lo que se cotiza un abriguito en el mercado negro!

· Segunda mano Cada vez hay más tiendas y webs con cosas chulísimas, en perfecto estado y precios muy competitivos. Calma tus ansias de comprar sin que te afecte al bolsillo.

· Comprar en las rebajas de la temporada anterior A finales de febrero seguro que encuentras algún chollazo de esos de “ya para qué quiero esto si la primavera está a la vuelta de la esquina” ¿Ejemplos? un, dos, tres, responda otra vez…un saco para la sillita. Terminan muy rebajados y verás como el invierno que viene lo agradeces.

· Pedir regalos útiles Vale, a lo mejor esto te da palo si quien te regala no es alguien de confianza, pero, en cuanto oigas la frase “no sé qué regalarte, ¿Ne-ce-si-tas-al-gooo?” Lánzate! Antes de que te endosen otro jersey de lana, pídele ese juego de cuna que tanto te gusta!

· Cosméticos de bebé ¿Desde cuándo un recién nacido usa más cremas y cosméticos que su mamá? ¿Me he perdido algo? Estando aún en la clínica compramos un bote de aceite de almendras dulces de primera presión: la piel del bebé no necesita otra cosa. Todavía nos dura.

· Menos toallitas y más esponja Una esponja, agua templada y el culete de tu niño te hará fiesta cada vez que le cambies. Ahorras en toallitas, y con lo irritantes que suelen ser, también en crema para las escoceduras. Y si la esponja no te convence, siempre puedes fabricarte tus propias toallitas caseras.

· Teta Nunca me he planteado la lactancia materna como un ahorro, pero es indudable que lo es. ¿Cómo puede ser tan cara la leche de fórmula? ¿Qué es, leche de beluga? Y como el chiquillo no se come eso a cucharones, súmale biberones, tetinas y demás enseres.

· Cuna colecho casera Una cuna de Ikea con dos alturas, unas bridas y un barba-papá manitas han sido suficiente para tener una cuna colecho baratita y con muchas posibilidades.

· Foam como protector Cuándo la gordita empezó a utilizar la cuna como un ring de boxeo, tirándose contra los barrotes, decidí que necesitaba algo más seguro que los protectores estrechos que tenía. Opté por planchas de foam al corte. Hay muchos grosores, pero a nosotros, como la gordi aún es peso semimosca, con 4 cm nos basta.

· Menaje Conozco bebés con una vajilla que ya la quisiera la Preysler. Vasitos antiderrames que terminan con tu hija chorreando agua. Platos de melamina con tantos colores que distraen, cucharitas minúsculas…¿Necesitas todo eso? Nos apañamos con un par de juegos de platos y cubiertos que me regalaron, y con unos vasitos de plástico que tenía ya por casa.

· Comida Nada de comer a la carta. Todos comemos juntos y lo mismo. La gordi come puré si barba-papá y yo comemos puré, pero si hay caballa, pescadito para la señorita!

Seguro que se me dejo algún truquilo más en el tintero, pero creo que estos son nuestros destacables de los últimos 14 meses. Y tú, ¿cómo te las apañas para que tu tarjeta de crédito no te mire mal?

SUSCRIBIR2

Trastos, trastos y una cuna de cartón

Viviendo en una casa pequeña aprendes muchas cosas. Aprendes a tenerlo todo ordenado para no tropezar, a decorar con tres cosillas, que el color blanco hace que la casa parezca más grande, a esconder la ropa sucia para que no se vea desde la entrada, a hacer buen uso de los altillos, a vigilar el horno sentada desde el sofá…Y lo mejor, a no acumular. Una casa diminuta te ayuda a controlar el Diógenes que todos llevamos dentro.
Por eso, cuando supimos que la gordita venía en camino, no nos planteamos buscar una casa más grande, podíamos apañarnos de sobra con el espacio que teníamos. Eso sí, teníamos que tener muy claro qué cosas necesitaríamos de verdad y cuáles no. No había cabida para caprichos inútiles.
El problema sería dicernir qué era imprescindible y qué no. Ya sabeis, unos te dicen que no podrás sobrevivir sin hamaquita, y otros que es un armatoste infernal.

trastos

Optamos por no desmadrarnos e ir comprando las cosas según las fueramos necesitando.
Me costó lo mío entender que nos haría falta una mini cuna. ¿por qué? ¿y qué pasa con la cuna? ¿Otro chisme que sólo te va a durar cuatro meses? Vale, el bebé se puede sentir abrumado en una cuna grande, y no quiero que se agobie tan pronto.
Para mi desgracia, los precios de las mini cunas no eran nada “minis”. Problemón. Además algunas, tenían tanto emperifolle que ocupaban casi lo mismo que la grande.

Buscando, buscando encontramos una mini cuna de cartón. Sí, cartón, como las cajas de mudanza. Sencilla, muy mona, precio súper competitivo, plegable, colchón incluido. ¿Pegas? ninguna, sólo el reparo de poner a dormir a tu bebita en un trozo de cartón creyendo que se iría al suelo a la primera de cambio.
Hasta que un día, por casualidad, hablando con una clienta, bingo! ella la había usado con sus dos hijos. Vale, no necesitábamos más, alguien la había probado y estaba contento. Decidido.

Cuando contamos que la gordita dormiría en una mini cuna de cartón que nos había regalado el tío D. hubo bastantes caras raras, la verdad, cómo si estuviéramos haciendo algo mal, o fuéramos unos modernos insensatos (error!, ya hay paises que lo llevan haciendo muchos años) pero cómo yo ya estaba taaan harta de tener que escuchar opiniones acerca de todo sin pedirlas, seguí convencida de haber hecho una buena elección, aunque, claro, con el temor de que el invento no cubriera nuestras expectativas.

minicuna_carton

Al terminar de montarla, supe que habíamos dado en el clavo. Jo, era mucho más firme de lo que habíamos imaginado, pero no pesaba nada, la podíamos mover por toda la casa. Y para colmo, en tres pasos la tenías desarmada.
Fue la cunita de la gordi unos cinco meses. Podíamos haberla usado un poco más, si no fuera porque con las volteretas que pegaba la peque durmiendo, ya se le quedaba corta. Eso sí, para siestas y para tenerla vigilada en el salón, seguía sirviendo.
Más tarde fue la cuna de los juguetes, que en algún sitio tenían que descansar los pobres :)

Sin lugar a dudas, ha sido de los mejores trastos que hemos tenido. Otros no nos han resultado tan prácticos, pero ya os contaré otro día.

 

SUSCRIBIR2

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR