Cuando seas padre, comerás huevos

Si hay algo que delata tu verdadera edad no es esa arruga de tu frente o la forma de vestirte, es el uso que haces del refranero. Esas pinceladas de sabiduría popular que con veinte años ni se te pasaría por la cabeza mentar, ahora salen de tu boca con una facilidad…Expresiones y frases hechas que detestábamos forman parte ahora de nuestro día a día.

Hay una en concreto que siempre me pareció inquietante: Cuando seas padre, comerás huevos.
Y pese a que haya estudiosos que encuentren el origen de la expresión aquí, yo puedo decir con orgullo que al convertirme en madre, he encontrado su verdadero significado.

¿Cuál es? Pues, muy atentos…que cuando seas padre (o madre), comerás huevos. Tal cuál. Le servirás a tu hijo un huevo, tortilla o revuelto, y el resultado siempre será el mismo. ¡Los huevos te los comes tú!
Sí señores, desde que soy madre tengo la proteína en plena forma.

huevo_ok

Pero una no se rinde tan fácilmente, y cada semana reinventa la presentación del huevo a fin de que la gordi llegue a comérselo.
Como imagino que no seré la primera ni la última con este contratiempo, me decido a compartir mis ensayos culinarios y sus respectivos resultados:

– Yemas a la plancha
En mi casa el debut del huevo fue a través de esta receta. Primero sólo las yemas, por precaución frente a posible intoxicaciones, y luego, entero.
Una gota de aceite en la sartén y a esperar a que la clara se cocine. Espátula en mano, y media vuelta para que se termine de cuajar entero. Pimienta al gusto, y listo para comer.

Resultado: El estreno terminó 1-0 a favor del huevo. Altibajos en los sucesivos encuentros. Como aún queda competición, mantenemos la esperanza.

– Tortilla francesa
Mis expectativas eran altísimas. La cena infantil por excelencia no me podía fallar.
Tras un comienzo aceptable, entramos en barrena y ahora no hay manera de que se lleve siquiera un pedazo a la boca.
Y buena está un rato buena, que ya me ocupo de echarle una cucharadita de agua al batirla para que esté más esponjosa.

Resultado: Salvo por el triunfo discreto del primer acercamiento, el resto de los enfrentamientos se pueden calificar de rotundo fracaso.

– Huevo pasado por agua
La desesperación me llevó a recordar esta forma de cocinarlo que tanto le gustaba a mi hermana.
Es una receta sencilla, pero hay que estar bastante pendiente del reloj. Cuando el agua (con sal para que no se agriete) rompa a hervir, contamos cuatro minutos para que la clara esté bien hecha y la yema líquida. A quién le guste poco cuajado, que le reste un minuto.
Lo enfriamos bajo el agua, lo rompemos por arriba y lo servimos en una huevera. Si le añadimos un chorrito de aceite y tostamos un poco de pan para mojar, el plato gana mucho.

Resultado: Nunca hemos pasado de un humilde empate. Un poco más de entrenamiento y tal vez podamos rascar alguna victoria.

– Huevo escalfado
Me estaba quedando sin opciones, al borde de la rendición, cuando barba-papá acudió al rescate. Hay formas más sofisticadas de preparar un escalfado, pero la desgana nos llevó por el lado fácil.
Pon agua con un chorreón de vinagre. Mientras, vierte el huevo en una taza procurando no romper la yema. Una vez rompa a hervir el agua, retira del fuego e introduce la taza dejando entrar el agua caliente poco a poco. Una vez el huevo esté en la olla, deja cocer 3-4 minutos.

Resultado: Tras el sonoro descalabro inicial, decidimos destituir al entrenador.

– Tostadas francesas
Mi as en la manga. Con esta receta me la camelo, fijo.
Batimos el huevo en un plato con un chorreoncito de leche. Moja las rebanadas de pan (lo ideal es utilizar pan de molde) por ambas caras y fríelas en una nuez de aceite.
Si lo tuyo es el dulce, espolvorea azúcar y canela. Añade miel, mermelada o fruta fresca. Y en salado quedan geniales con queso fresco, o con unas lonchitas de tomate y jamón serrano (joe, si al final me las como yo pues me pongo exquisita!)

Resultado: Partido sin disputar.

En definitiva, que no pienso desistir, que a pesar de los escollos, esta niña promete, que yo tengo buen ojo para estas cosas. Entretanto, se admiten sugerencias culinarias :)

¡Feliz fin de semana!

SUSCRIBIR2

5 Reflexiones sobre: “Cuando seas padre, comerás huevos

  1. Esas tostadas tengo yo que probarlas… que hambre!
    En mi blog te he dejado un regalito
    http://lagansarosa.blogspot.com.es/2014/02/super-mama.html
    ¡super mamá!
    Un besazo

  2. Qué descubrimiento! No sabia que habia tantas formas de prepararlos, a mi me sacas de tortilla, huevo duro y huevo frito y no soy nadie!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies