De festival II parte

Después de nuestra experiencia el viernes, el sábado repetimos con la mochila. Suponíamos que habría algo más de público, y conducir el carro entre la gente me resulta un calvario. Además, qué caramba, la gordi está tan cómoda y mamá tan tranquila por tenerla pegadita a su pecho que bien merece el esfuerzo.

Como habíamos llegado más pronto esta vez, nos dio tiempo a acercarnos a la guardería a curiosear. Sí, guardería. Estos señores tienen una zona de guardería para niños entre 3 y 12 años. Puedes hacer uso de ella o no, pero al menos tienes la opción.

Entramos para ver a Grises. Parecía que la gordi ya se había acostumbrado a los cascos para el ruido, después de haber estado parte del viernes intentando una y otra vez zafarse de ellos, así que pudimos relajarnos, disfrutar del concierto y pegarnos unos bailoteos.

De festival II parte

A la gordi le encanta bailar. Al principio se conformaba con que la cogieras en brazos imitando bailar en pareja. Si te parabas, ella pataleaba para que continuases. Hasta que aprendió a mover los brazos, y luego la cabeza, y ahora, el cuerpo le pide baile cada vez que suena algo de música.

Teníamos un buen rato hasta el siguiente concierto, así que, decidimos acercarnos a cenar algo. En muchos festivales se desatiende bastante el tipo de comida que se vende. Deben pensar que por el simple hecho de ir, tienes que comer toda suerte de porquerías insanas a precio de oro, y encima estar satisfecho.
Yo soy bastante pejiguera con el tema, por eso me alegra bastante cuando encuentro alternativas de calidad. Pero como a esas alturas la gordi ya dormía plácidamente, no tuve ocasión de darle a probar mi exquisito kebab andalú.

Con el estómago lleno me flaquearon un poco las fuerzas, pero oye, ya que habíamos llegado hasta ahí no íbamos a irnos.
Menos mal, porque quedaba lo mejor. No sólo por dos pedazos de conciertos que hacía tiempo que no veíamos, sino por el ambiente. Era genial ver cómo pequeñajos de apenas cuatro años aplaudían sin descanso o cantaban emocionados junto a papá. Eran auténticos mini fans!!

Como llegará el día en el que la gordita no quiera salir con sus padres ni compartir aficiones, habrá que aprovechar lo máximo hasta entonces!

SUSCRIBIR2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR