Típica atópica

La piel de la gordi es finísima, tersa y suave, como la de mamá. Y a la vez también es blanquita, delicada, y atópica, como la de barba-papá.

La genética manda, así que nuestra gordita tiene dermatitis atópica desde el nacimiento. Mejor eso que unas orejas despegadas, no? 😉

Es cierto que al principio te angustia un poquito ver ese cuerpecillo tan frágil con la piel escamosa y enrojecida, pero, al menos en nuestro caso, no ha sido nada que con unos buenos cuidados, un poco de precaución y sentido común no hayamos podido regular (y algún medicamento en contadas ocasiones)
Por eso, porque nos ha ido bastante bien, me he decidido a contaros nuestros truquillos, por si os pueden ser de utilidad. Son pautas bien sencillas y lógicas. Nada de sacrificar cabras o untarle pis de gato a la criatura, no temáis!

Antes de que alguien venga criticando, aviso: no tengo más formación cualificada que haber mantenido a raya la típica dermatitis atópica de mi hija estos 15 meses.

piel_atopica

1. Quien decide que tu hijo tiene dermatitis atópica es el pediatra o dermatólogo.
Ni tu vecina, ni tu suegro, ni la revista Saber diagnosticar tienen la capacidad para decidir qué le ocurre a tu hijo en la piel. No, medicar al tún-tún, tampoco es una opción!

2. No busques en internet.  Seguro que en google podrás encontrar una amplia variedad de imágenes de eccemas cien veces más graves que los de tu hijo, pero ¿es necesario ponerse en lo peor?

3. 100% algodón.  Evita vestirle con tejidos sintéticos (acrílico, poliéster, nylon) o aquellos que produzcan escozor, como la lana. Puede que el algodón se arrugue más, pero es mucho más confortable! Y no olvides quitar esas incómodas etiquetas que pican.

4. Evita temperaturas extremas.  Los meses de frío empeora y hay que ser más precavido. Pero cuidado, el exceso de calor tampoco le hace bien, no le abrigues demasiado para que no sude.

5. Limita el uso de detergentes y suavizantes.  Son abrasivos e irritantes, así que, cuanto más lejos, mejor. Tranquila, no se trata de lavar a mano, pero tampoco de que todo huela a “Flor de Otoño”. Con un buen enjuague vamos listos.

6. Baño días alternos.  El agua reseca mucho la piel (y si es muy caliente, peor). Si ves que el churumbel está realmente guarrete, dúchalo. Queda igual de limpico pero evitas tenerlo en remojo.
¿Y en verano? Por lo general, la dermatitis mejora bastante y el agua solemos utilizarla más fresca.

7. Gel específico.  Hay muchísimas marcas, tanto en farmacias como en supermercados. A nosotros personalmente, el de Mercadona nos va fenomenal. Cuando tu hijo aún es muy chiquito (y no se guarrea tanto gateando o explorando), si puedes evitar incluso estos tipos de geles, mejor.

8. Hidratación.  Cuanto más hidratada y flexible está la piel, más difícil se lo ponemos a la dermatitis. Lo ideal es aplicarle cremita dos veces al día. Siempre después del baño y por ejemplo, al vestirle por la mañana. Nosotros solemos alternar aceite de almendras con la crema especial para pieles atópicas también de Mercadona (no, el señor Juan Roig no me ha patrocinado el post).
Sí, hay criaturitas que no hacen buenas migas con las cremas, pero si en lugar untarle como si fuera una tostada, te curras un masajillo y haces de ese momento algo divertido, verás qué pronto se acostumbra a esa rutina.

Aunque parezca que son muchas cosillas, con un poco de práctica enseguida las haces casi sin pensar. Aún así, si te olvidas de algo, pasa por aquí cuándo quieras!

SUSCRIBIR2

2 Reflexiones sobre: “Típica atópica

  1. Pues prefiero unas orejas despegadas, que en el caso de una niña se tapan con el pelo, a que tu juzgues los defectos de los demás

    • Hola Tormentina, muchas gracias por comentar.

      Creo que has malinterpretado mis palabras y no has captado la ironía. No estoy juzgando a nadie, tan sólo trato de quitarle hierro a temas como que tu hijo tenga las orejas despegadas, los pies grandes o la piel atópica. Cosas que como padres muchas veces nos agobian y que por regla general no tienen importancia.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR