Categoría: Educación

Lo que leemos en casa: La naturaleza

Creo que hasta ahora nunca había comentado lo mucho que le gusta a la gordita los libros, los cuentos, y los catálogo de productos :). Por eso, la lista de publicaciones que caen en nuestras manos ha ido creciendo estos últimos meses a un ritmo vertiginoso. Y claro, queremos compartirla con vosotros.

Hoy quiero empezar por éste, La naturaleza, de la Colección mi libro animado, que me parece una verdadera joyita, por su contenido, su mensaje, sus ilustraciones, y por escenas como la de la imagen.

Libro de la naturaleza

Así, este libro interactivo (tiene toda suerte de pestañas, desplegables y sorpresas), nos muestra un surtido amplísimo de situaciones y realidades cotidianas con las que descubrir lo que la naturaleza nos ofrece y aprender a respetarla.

Aunque viene recomendado para niños a partir de tres añitos (contiene piezas pequeñas y hay que ser algo cuidadoso en su manejo), los más pequeños podrán disfrutarlo igual con la ayuda de papá o mamá, y a los más mayores tampoco les vendrá mal recordar que en primavera aparecen los primeros brotes, que si vas de excursión no debes olvidar la brújula, o que el agua no es infinita y por tanto, deberemos cerrar el grifo al lavarnos los dientes.

¿Qué os ha parecido? ¿Conocíais este libro?

SUSCRIBIR2

Imitación y normalización

Los bebés emplean la imitación como estrategia de aprendizaje. Desde bien temprano copian nuestros gestos, nuestra risa, todo aquello que les llama la atención. Nos convertimos en su modelo y ejemplo. Ojo, para lo bueno y para lo malo, así que, creo que es el momento ideal para revisar nuestro vocabulario, nuestras reacciones o emociones.
Las últimas investigaciones sobre neuronas espejo explican a la perfección el funcionamiento de estos mecanismos inconscientes. Échale un ojo porque es apasionante.

Por tanto, no me resulta nada extraño cuando la gordita insiste en ponerse desodorante, cuando la sorprendo dando tetita a sus muñecos o calcando mis palabras. Son pequeñas esponjas interesadas en todo aquello que les rodea.

Dicho esto, creo que estamos de acuerdo en que sería interesante ofrecer buenos ejemplos y variedad de situaciones. Poner a disposición del niño otras realidades.
Y ahí es donde comienza mi lucha contra las empresas de juguetes.

Imitación y normalización

Catálogos plagados de niños jugando con camiones y niñas con cocinitas (porque no quiero entrar en las versiones rosa y azul de un mismo producto). Muchos me dirán que las jugueterías están exentas de responsabilidad, que están ahí para vender, y que se limitan a reproducir lo que el público demanda. Entonces entramos en el debate de qué fue antes, el huevo o la gallina.

De todas maneras, cada cual hace en su casa lo que estime conveniente, y ya me ocuparé yo de explicarle a la gordita que puede jugar con lo que le plazca, que nadie la va a condicionar o juzgar por ello.

Pues bien, hace poco, ojeando uno de esos catálogos, y entre tanto desatino, algo llamó poderosamente mi atención. ¡Un portabebé! sí, entre carritos, tronas y biberones, ahí, en una esquinita, rosa, pero un portabebé a fin de cuentas. Abro la página de par en par con impaciencia, y…oh, mi gozo en un pozo… es una colgona, y además con el bebé mirando al mundo :(

Qué decepción. Otro desacierto más – pensé- Otro modelo incorrecto. Una oportunidad de mostrar otras realidades tirada por la borda, porque, por mucho que veamos a gente conocida utilizando mochilas no ergonómicas, ésta no es la forma adecuada de portear, a ver si nos enteramos.

Pero oye, me debí levantar positiva (no se ganó Zamora en una hora) y opté por mirarlo desde otro prisma. Creo es un paso adelante que reconocidas empresas jugueteras, de esas que todo el mundo frecuenta, comiencen a normalizar y hacer visible esta forma que algunos, cada vez más, tenemos de llevar bien cerquita a nuestros hijos.

Y sí, es un buen comienzo, pero no nos podemos conformar con esto, queda mucho camino por recorrer, trabajo por delante. Señores jugueteros, no se van a librar de un buen tirón de orejas. La pelota está en su tejado, y creo que es un buen momento para que se pongan las pilas. Y si no saben cómo, y necesitan ayuda, ya saben que ando por aquí 😉

SUSCRIBIR2

Madres de día. Mamá Tierra

Conocí a Pili por casualidad. Bueno, y por amigos comunes. Al mudarme me había quedado descolgada de mi grupo de postparto, y cuando me dijeron que ella empezaba a trabajar como madre de día, y que además, disponía de un espacio perfecto para reunirnos una vez a la semana a compartir juegos con nuestros bebés, me dió un subidón. ¡Volvía a tener una tribu!.

Ya había leído alguna cosa sobre las madres de día, pero francamente, pensaba que eran iniciativas difíciles de encontrar por estas latitudes. Por eso, me ilusionó mucho conocer su proyecto Mamá Tierra y verlo crecer poco a poco.

Sí, ya sé, estás leyendo y aún no tienes claro de qué estoy hablando. Atento porque seguro que te interesa.

MadreDeDia

¿Qué es una madre de día?
Es una educadora que atiende a niños menores de 3 años en su propia casa mientras que los padres trabajan. Centran su labor en el cuidado y el acompañamiento, respetando en todo momento las necesidades y ritmos de cada niño, ofreciéndole toda la atención necesaria. Un recurso fantástico para padres comprometidos con la crianza natural y que no quieren que sus hijos estén en una guardería.

¿Dónde?
Lo habitual es que las madres de día acondicionen sus propias casas para cubrir los requerimientos de padres y niños. O lo que es lo mismo, espacios divertidos pero seguros.
Mamá Tierra por ejemplo es una casa con jardín que dispone de un lugar de juegos grande y luminoso, con un suelo mullido, un rincón para dormir la siesta y otro para desayunar. ¡Y sin olvidarnos del columpio y el arenero del jardín!

¿Cuántos niños y de qué edades?
Lejos de los ratios imposibles de las escuelas infantiles, Mamá Tierra trabaja con grupos reducidos de 3-4 niños hasta los 3 años. De esta forma, la atención es mejor y el vínculo personal más fuerte.

¿Cuántas horas? ¿Hay periodo de adaptación?
El número de horas no es algo fijo, sino que está consensuado con cada familia en función a sus necesidades. Esta flexibilidad, unido a un periodo de adaptación cuidadoso, ayuda al niño a sentirse seguro y confiado.

¿Quiénes son? ¿Qué tipo de formación tienen?
Aunque en otros países es una actividad muy frecuente, aquí aún andamos en pañales, y al no estar regulada, no hay un título específico para desarrollarla. Generalmente, son mujeres (y cada vez más hombres) con formación académica relacionada con la educación infantil, en muchas ocasiones con formación en pedagogía Waldorf o Montessori, pero por encima de todo con la convicción de que el respeto es la base de la educación.
Pili por ejemplo es educadora, licenciada en pedagogía, titulada en jardín de infancia, y mamá de una niña que la obliga a estar en continuo aprendizaje.

¿Qué las distingue de una guardería?
Las madres de día ponen especial énfasis en crear el ambiente idóneo, lo más parecido a su propio hogar, para que los niños sean los protagonistas de su desarrollo, alentándole a que haga las cosas por si mismos, y confiando en sus capacidades. Nada es impuesto, nada está preestablecido, porque lo que prima es la atención maternal que necesita un niño de estas edades.

¿Estará mi hijo seguro?
Mientras llega la regulación a nivel nacional, lo habitual es que las madres de día pertenezcan a asociaciones que supervisan su actividad a la vez que apoyan y difunden su trabajo. Igualmente, disponen de seguro de responsabilidad civil, lo que proporciona aún más tranquilidad.

Indudablemente, cada familia tendrá sus preferencias, y elegirá aquellos que cree más acertado para el cuidado y educación de sus hijos. Pero a veces nos encontramos con alternativas que desconocíamos y que merecen todas nuestra atención. ¿Os acordais del busque…compare…? pues eso.

Ya estás al tanto de qué se cuecen por Mamá Tierra ¿qué opinión te merecen las madres de día? ¿Creéis que es una buena opción?

Por cierto, si vives cerca de Conil y te interesa esta iniciativa o quieres más información, puedes contactar:
Pilar de la Rosa Sánchez // 667 90 66 66 // e-mail: delarosapilar@hotmail.com

¡Feliz fin de semana!

SUSCRIBIR2

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR