Los peligros de googlear

Comenzaré diciendo que no soy especialmente aprensiva (aunque es posible que no lo parezca después de lo que voy a contar) En lo que a cuestiones médicas se refiere, nunca suelo ponerme en lo peor, no creo que esa tos que arrastro hace meses sea síntoma de ninguna enfermedad mala, larga e incurable. Tampoco leo los prospectos con la intención de encontrar algo con lo que alarmarme.

No, eso no va conmigo. O no iba, porque al quedarme embarazada, toda esa preocupación y esos miedos que había mantenido a raya vinieron a caer sobre mí, de golpe.
Y ahí estaba google para ponerse de mi lado. Para decirme que sí, que la forma de mi útero seguro que me daría problemas, que el hematoma no iba a desaparecer jamás, que si me bebía un colacao tendría que lidiar con la diabetes gestacional, y que si no sufría ardores de estómago señal de que algo no marchaba bien. Verdades como puños, vaya.

Y es que casi dos meses en reposo dan para mucho. Raro era el día que no repasaba mis lecturas de cabecera: foros de embarazadas que habían sufrido alguna pérdida, páginas de afectadas por algún medicamento o noticias de víctimas de una mala praxis médica. Todo de lo más reconfortante.

doctor_google

Al pobre Barba-papá (barba-novio por aquel entonces) lo traía frito. Cada vez que salíamos del médico me decía con sorna, hala, corre a buscar lo que te han dicho en google, a ver qué encuentras. Y yo, muy ofendida, intentaba explicarle que no me inventaba nada, que lo había leído, que todas esas desgracias pasaban. Y que la gente lo compartía para desahogarse o ayudar.
Barba-novio me contestaba siempre igual ¿y todos lo embarazos son así, cúmulos de calamidades? ¿nadie vive experiencias positivas y las cuenta? ¿dónde estaban todas esas vivencias agradables?

Vale, lo pillo, creo que estoy sesgando las búsquedas con mi pesimismo. No es lo mismo buscar “hematoma uterino y aborto” (ahí es nada) y ponerte a leer el primer foro que te aparezca, que buscar “hematoma uterino” y dar con una revista médica con toda la información objetivamente presentada.

Con todo y con eso me costó darme cuenta de que google, en manos de una revolución hormonal con patas como es una embarazada, era un peligro. Vas a encontrar lo que buscas, y eso no es siempre bueno. Si quieres leer cosas chungas, ahí están, esperándote. El ciberespacio está repleto de relatos espantosos.

Así que, comencé mi propia cura de desintoxicación. Nada de googlear cosas feas, no había necesidad. Nada de teclear los resultados de las analíticas, que para eso estaba mi médico. Huir a toda costa de cualquier contenido deprimente, y sobre todo, sentirme afortunada, porque tras el susto inicial, todo iba sobre ruedas.

Evidentemente, cuando nació la gordita pensé que iba a volver a las andadas (imaginaos, la inseguridad de una primeriza!), pero no fue así. Había seguido junto a google, no os mentiré, pero había aprendido a centrar mi atención en la información veraz, a encontrar fuentes fiables, y no simples comentarios, a contrastar, a buscar diferentes puntos de vista, a investigar y leer también fuera de la red, a preguntar, a buscar asesoramiento. A tener confianza. En definitiva, había hecho buen uso de una herramienta tan potente y le había sacado el jugo.

Tengo claro que muchas cosas están por llegar, y que me queda muchísimo por aprender, pero al menos, ahora tengo a google de mi lado!

SUSCRIBIR2

2 Reflexiones sobre: “Los peligros de googlear

  1. Pingback: Moxibustión. Mi experiencia - En casa con mamá

  2. Google, e internet en general, son como todo: Ni bueno, ni malo. Es nuestro uso (y abuso) lo que convierte una herramienta en un arma de doble filo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR