#Nomáscolgonas

Antes de quedarme embarazada no conocía más que la existencia del carrito para llevar a tu bebé. Sí, así en general, el carrito (nada de 3 en 1, capazo, maxicosi, silla paraguas…) Desconocía otras opciones, entre otras cosas porque, hasta ese momento me daban exactamente igual. No tenía un bebé que pasear, traer o llevar, así que, ¿por qué habría de estar enterada?
Si a eso le sumamos que, al menos por dónde yo vivía, no había visto jamás (o no me había fijado, claro!) a nadie transportando un bebé de forma diferente, pues lo dicho, ignorante total!

Para mi sorpresa, en las clases de preparto Claudia, mi matrona, nos enseñó un día cómo portear empleando un fular. Nudo para arriba, nudo para abajo, con mucho cuidadito, la cabecita por aquí, ajustando por allá. Me quedé literalmente fascinada de que un trocito de tela (bueno, si a 4 metros se le puede llamar “trocito”) diera para tanto. Eso sí, tanto barba-papá como yo pensabamos que eso no era para nosotros. Menudo lío!

Pero como la curiosidad mató al gato, comencé a buscar información sobre el porteo. Qué decía la gente, otros sistemas, ventajas e inconvenientes. Leí mucho, muchísimo, y aprendí más aún. Aprendí que el cuerpecillo del bebé es muy delicado, que hay respetar esa formita encogida que todos adoptan, y que no es cuestión de forzarlo poniéndoles en mochilas dónde cargan su peso sobre los genitales y dejan las piernas colgonas.
Aprendí qué era el porteo ergonómico, y la posición de ranita para el correcto desarrollo de su espalda, y que el fular debía llegarle a la altura de las corvas. Descubrí lo seguro que se sentía el bebé, pegadito a tu cuerpo.

Entonces, si estaba clara cuál era la manera correcta, ¿cómo era posible que en casi todas las tiendas sólo vendieran esas mochilas odiosas? ¿por qué la gente las usaba? Supongo que por desconocimiento, o por no pararse a cuestionar nada. Por eso, la iniciativa #nomáscolgonas me pareció magnífica como medio para combatir esa desinformación, porque, pese a que cada vez que tengo ocasión suelto el rollo del porteo ergonómico, aún queda mucho por hacer.

Y ahora que ya lo sabes, únete!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR