Categoría: Ocio En Familia

De festival I parte

Nos gusta la música, y si es en directo, mucho más. Por eso, antes de llegar la gordita, solíamos frecuentar salas, bares, parques, o cualquier lugar dónde disfrutar de la cercanía de un buen concierto. Y eso incluye festivales. Hemos ido a muchos. Esa pulserita que debías llevar todo el finde…era nuestra perdición :)

Pues ahora también vamos! Lo único es que nos ponemos algo más exquisitos a la hora de elegir. Las instalaciones, la distancia hasta casa, los horarios de los conciertos…Suerte que cada vez hay más iniciativas para que padres e hijos puedan compartir este hobby.
Es el caso del South Pop de Isla Cristina del pasado fin de semana. No es un festival enfocado a los más pequeños, pero es respetuoso con los que vamos con nuestra familia, y te lo ponen todo un poco más fácil.

Al llegar es verdad que tuvimos un momento de pánico. De pensar “No veo padres con niños…a ver si la hemos cagado y esto no es lo que creíamos!!” pero a poco que echamos un vistazo nos relajamos. En la puerta nos hicieron firmar un documento en el que se nos advertía de que en el interior había bebidas alcohólicas, y que éramos responsables en caso de que la gordi se acercara a la barra a pedirse un cubata.

El recinto es un auditorio dentro de un parque, por lo que pasear, sentarse o acercarte a la barra no es una carrera de obstáculos.
Dimos una vuelta de reconocimiento y constatamos que no es un festival multitudinario. No sé, yo es que soy muy mala calculando, pero ¿cuántos podíamos estar allí? ¿900 personas? ¿1000? Las suficientes para crear ambientillo y no sentirte agobiado. No sé vosotr@s pero a mí las multitudes con la gordi me abruman bastante. Mejor así.

De festival I Parte

Barba-papá se moría de ganas por ver a Françoiz Breut así que tomamos posiciones enseguida. Nos pusimos en la parte más alta del auditorio. No teníamos nadie detrás al que molestar con posibles llantos, y el volumen se disipaba bastante. Menudo acierto llevarnos la mochila, porque a ver quién habría sido el guapo que sube el carro hasta allí!
En cuanto empezó el concierto nos dimos cuenta de que habíamos elegido bien. El escalón superior del anfiteatro se llenó de padres, madres, tíos con sus niños, bebés o adolescentes. Piuf, ya nos sentíamos más integrados!

Como todos, la gordi tiene sus propios gustos musicales, y se conoce que la chanson francesa le aburre un poco y no tardó en dormirse. A ella le va algo más cañero, porque bien que se entregó al baile con Exsonvaldes.

Como novatos en esto de festivalear con niños decidimos que ya era suficiente. Estabamos cansados del viaje, y aún quedaba el sábado para seguir de marcha.

SUSCRIBIR2

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR