Breve guía visual de porteo seguro

Hace unos meses, celebrando el día del #porteoseguro, escribí un post con recomendaciones básicas para hacer del porteo una actividad segura. Si no lo leíste o no lo encuentras, lo puedes leer aquí.

Creo que quedó bastante completo, pero como iba con prisas, lo ilustré con una imagen poco descriptiva, con la idea de poder completarlo más adelante. Pensé que podría hacer algo muy visual, para consultar en cualquier momento. Algo que de un vistazo mostrara resumidos aquellos consejos.

Creo que lo he conseguido, así que, aquí estoy con mi breve guía visual de porteo seguro. ¡No olvides pinchar la imagen para ampliarla!

Breve guía visual de porteo seguro

¿Qué te ha parecido?¿Te ha gustado? Espero que te haya sido de utilidad, y recuerda que estoy por aquí para cualquier duda.

SUSCRIBIR2

Porteo freestyle: 01. Cómo hacer un portabebé con un delantal de cocina

Hoy inauguro sección: Porteo freestyle, porteo estilo libre, porteo de emergencia, o lo que es lo mismo, idear y crear portabebés con objetos cotidianos, de esos que están a mano en cualquier casa. Eso sí, nada de cortar, coser o pegar (y sin recurrir a sábanas, toallas o mantas, que es el camino fácil), que la gracia está en saber apañarse con cualquier cosilla por si nos hiciera falta en un aprieto. Imagina por un momento que te has dejado la bandolera en el coche y necesitas salir pitando con las maletas y con tu bebé ¿qué haces? Pues aquí vengo yo a ayudarte a solucionar el problema.

La idea surgió de un ejercicio de la formación de Asesoras Continuum, que, para los que no lo sepáis aún, es la que me tiene robado el corazón y gran parte del tiempo 🙂

Así que, me he liado la manta la cabeza, he dejado la vergüenza a un lado y he decidido dejarme ver.
Pero dejémonos de charlas y vamos al grano. Para empezar esta serie hoy os propongo hacer un portabebé de urgencia con un delantal de cocina. Y como resulta un objeto muy versátil, os muestro dos posiciones, en función del tamaño de vuestro bebé: a la cadera con un bebé pequeño, y a la espalda con uno más grandecito. Además, he preparado un vídeo por si se me quedan cortas las instrucciones.

Qué vamos a utilizar:
· Un delantal de cocina con tirantes al cuello y a la cintura.
· Mucha imaginación.

Paso a paso
Comenzamos preparando el delantal, plegándolo. Este plegado será el mismo tanto si porteamos a la cadera como si lo hacemos a la espalda.

Freestyle1

1. Extiende el delantal dejando la parte interior hacia arriba.
Cuando le pilles el truco podrás doblarlo sin ninguna dificultad, pero para empezar te será de ayuda extenderlo en una superficie plana, como una mesa. Deja la parte interior mirando hacia ti.

2. Toma el canto inferior y ve enrollándolo hasta llegar a la altura de las tiras de la cintura.
Enrolla en tramos de unos 4 cm., así lograrás un útil acolchado.

3. Anuda cada extremo ayudándote de los tirantes.
Verás que ahora tienes un extremo acolchado más largo, y otro sin acolchar y con las anillas, más corto.

Ya tienes listo el delantal, así que ahora sólo tienes que elegir la posición que mejor te convenga, colocártelo, y empezar a portear 🙂

A. Posición a la cadera con bebé pequeño

Freestyle2

4. Colócate la parte acolchada en la cadera, y anúdala en el lado contrario al que vayas a llevar al bebé.
No olvides anudar con un nudo doble. Comprobarás que de esta manera has creado un práctico saquito donde acomodar al bebé.

5. Sienta al bebé en tu cadera y sube el panel. Procura que tenga tela por encima de las orejas y le llegue de corva a corva.
Puedes corregir la postura metiendo la mano entre el panel y tu bebé para asegurarte que su cadera está basculada y la tela bien tensa.

6. Pasa el extremo más largo del tirante bajo tu axila, cruza por la espalda y recoge delante.
Anuda al otro extremo utilizando las anillas. y ¡ya está!

B. Posición a la espalda con bebé grande

Freestyle3

7. Esta vez, para colocar a tu bebé a la espalda debes anudarte a la cintura el lado contrario al acolchado. Podrás utilizarlas anillas.
Verás que la parte más estrecha de la tela queda a tu espalda y la más ancha más alejada de ella. El acolchado que antes utilizábamos como cinturón ahora se convierte en los tirantes.

8. Acomoda al bebé en tu espalda, sube el panel y tira bien de los tirantes para tensar.
Asegúrate que el bebé ha quedado bien sentado y centrado en el saquito.

9. Pasa los tirantes por tus hombros para terminar anudando detrás, bajo el culete del bebé.
Ojo, si tu bebé es muy grande, es posible que la tela no le cubra convenientemente las corvas. Si es tu caso, procura que el tirante pase bajo la rodilla para asegurar la postura.

10. Recuerda siempre que, aunque se trata de un portabebé casero que utilizaremos en casos de urgencia, siempre procuraremos conseguir una postura ergonómica para nuestro bebé.

Y por si se te ha escapado algo, o tienes curiosidad en algún detalle, a continuación podrás ver el vídeo que he preparado con la explicación completa.

¿Te ha gustado? Creo que no tengo que decir que estaré encantada de que os animéis a probarlo y que me contéis cómo os ha ido. Puedes utilizar la etiqueta #Porteofreestyle.

Y para no perderte nada de lo que estoy preparando, puedes suscribirte al blog o al canal de youtube.

SUSCRIBIR2

Estamos de vuelta

vuelta

Pues eso, que ya estamos de vuelta con las pilas completamente a tope y muchas novedades.
A veces conviene parar para tomar impulso. O para descansar y ordenar la cabeza. O para poder echaros de menos 🙂 , pero ahora toca volver y limpiar las telarañas de por aquí. ¿Me ayudas?

SUSCRIBIR2

Rutinas en vacaciones

En vacaciones no utilizo reloj. Bueno, para ser sincera, lo dejo en algún rincón de la casa y tampoco me intereso por saber dónde está. Es una forma como otra cualquiera de recordarme que es tiempo de dejar a un lado la estricta rutina y ser un poco más flexible con los horarios.

Las tardes en la playa se alargan, se agradece cenar al fresquito en el jardín y no hay prisa por levantarse. Andamos descalzos y merendamos tarde.

Y de eso venía yo a hablar hoy, de cómo relajamos nuestras costumbres en casa cuando llega el veranito, de cómo vive estos cambios la gordi y de cómo procuramos vivir otro ritmo, porque ¿eso es lo que buscamos todos cuando llegan las vacaciones, o no?

horarioVerano2

Pues no, preparando esta entrada, me he dado cuenta de que no todas las familias optan por cambiar de hábitos durante el periodo estival. Hay quien prefiere seguir manteniendo las mismas costumbres que en invierno, mientras que otros se organizan para que los posibles cambios propios de esta época afecten lo menos posible a sus hijos.

Así que, como la cosa va de cambios, hoy en lugar de venir a soltaros el rollo, me dedico a preguntar. Tenéis la palabra. Aprovechad, que no sé yo si os vais a volver a encontrar en una como ésta.

¿Cómo os organizáis en casa cuando llegan las vacaciones?
Tanto si eres de los que mantienen las rutinas en vacaciones, como si eres de inventar unas nuevas, o si lo tuyo se acerca a anarquía horaria, ¡cuéntamelo!

· ¿Sois de los que vais con el tupper a cuestas por si surgen planes inesperados? ¿O de los que, reloj en mano, anteponéis la rutina a cualquier imprevisto?

· ¿Planeáis las actividades de la semana, o simplemente vais improvisando sobre la marcha?

· ¿Ajustáis vuestros planes a los de vuestros hijos o al contrario?

· ¿Creéis que os costará volver a la normalidad cuando se termine el verano?

Siéntete en casa y haz buen uso de los comentarios. Y por supuesto, muchas gracias 🙂

SUSCRIBIR2

Imitación y normalización

Los bebés emplean la imitación como estrategia de aprendizaje. Desde bien temprano copian nuestros gestos, nuestra risa, todo aquello que les llama la atención. Nos convertimos en su modelo y ejemplo. Ojo, para lo bueno y para lo malo, así que, creo que es el momento ideal para revisar nuestro vocabulario, nuestras reacciones o emociones.
Las últimas investigaciones sobre neuronas espejo explican a la perfección el funcionamiento de estos mecanismos inconscientes. Échale un ojo porque es apasionante.

Por tanto, no me resulta nada extraño cuando la gordita insiste en ponerse desodorante, cuando la sorprendo dando tetita a sus muñecos o calcando mis palabras. Son pequeñas esponjas interesadas en todo aquello que les rodea.

Dicho esto, creo que estamos de acuerdo en que sería interesante ofrecer buenos ejemplos y variedad de situaciones. Poner a disposición del niño otras realidades.
Y ahí es donde comienza mi lucha contra las empresas de juguetes.

Imitación y normalización

Catálogos plagados de niños jugando con camiones y niñas con cocinitas (porque no quiero entrar en las versiones rosa y azul de un mismo producto). Muchos me dirán que las jugueterías están exentas de responsabilidad, que están ahí para vender, y que se limitan a reproducir lo que el público demanda. Entonces entramos en el debate de qué fue antes, el huevo o la gallina.

De todas maneras, cada cual hace en su casa lo que estime conveniente, y ya me ocuparé yo de explicarle a la gordita que puede jugar con lo que le plazca, que nadie la va a condicionar o juzgar por ello.

Pues bien, hace poco, ojeando uno de esos catálogos, y entre tanto desatino, algo llamó poderosamente mi atención. ¡Un portabebé! sí, entre carritos, tronas y biberones, ahí, en una esquinita, rosa, pero un portabebé a fin de cuentas. Abro la página de par en par con impaciencia, y…oh, mi gozo en un pozo… es una colgona, y además con el bebé mirando al mundo 🙁

Qué decepción. Otro desacierto más – pensé- Otro modelo incorrecto. Una oportunidad de mostrar otras realidades tirada por la borda, porque, por mucho que veamos a gente conocida utilizando mochilas no ergonómicas, ésta no es la forma adecuada de portear, a ver si nos enteramos.

Pero oye, me debí levantar positiva (no se ganó Zamora en una hora) y opté por mirarlo desde otro prisma. Creo es un paso adelante que reconocidas empresas jugueteras, de esas que todo el mundo frecuenta, comiencen a normalizar y hacer visible esta forma que algunos, cada vez más, tenemos de llevar bien cerquita a nuestros hijos.

Y sí, es un buen comienzo, pero no nos podemos conformar con esto, queda mucho camino por recorrer, trabajo por delante. Señores jugueteros, no se van a librar de un buen tirón de orejas. La pelota está en su tejado, y creo que es un buen momento para que se pongan las pilas. Y si no saben cómo, y necesitan ayuda, ya saben que ando por aquí 😉

SUSCRIBIR2

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies