Dar teta no es…

He escrito y reeescrito esta entrada varias veces. Quería hablar de lactancia materna, explicar qué es dar teta. Dejarlo claro. Pero, ¿cómo hacerlo si con todas las páginas que se han llenado ya sobre este tema, aún hay quien no lo entiende? Finalmente, he llegado a la conclusión de que a veces, para explicar qué es algo, es mejor aclarar qué no es.

Portada

Dar teta…

  • no es sólo dar alimento, también es consuelo y calor.
  • no es una obligación. Es una decisión personal, siempre debes poder elegir qué quieres para tu hijo.
  • no es un acto exhibicionista ni obsceno. Es algo natural, no somos unas indecentes por atender a nuestros hijos ni buscamos incomodar a nadie.
  • no tiene que doler. Deber ser un acto placentero para ambos. Si no es así, deberías acudir a una asesora para que te guíe.
  • no malcría, no envicia. Igual no lo hacen los besos ni los abrazos.
  • no siempre es fácil. Nada es sencillo cuando hablamos de crianza.
  • no tiene fecha de caducidad. Madre e hijo deciden hasta cuándo.
  • no está sujeta a horarios. Ni 3 horas ni 33, es tu hijo quien te hará saber que tiene hambre.
  • no es una moda. No es cosa de hippies o de modernas. No está reservado a unas pocas.
  • no es otro alimento más. Es un alimento único sin competencia.
  • no tiene precio, pero tampoco hay que pagar por ella.
  • no es cuestión de tamaño. Creéme, yo soy un claro ejemplo de ello.
  • no te hace mejor madre o mujer. Tampoco peor.
  • no es incompatible con el embarazo ni con la medicación. En la mayoría de los casos no es necesario destetar a tu hijo si quedas embarazada, y actualmente, es sencillo encontrar tratamientos alternativos respetuosos con la lactancia. Consulta e insiste.
  • no deja nunca de ser nutritiva. La leche materna no pierde sus virtudes con el paso del tiempo.

Libro Lactancia

Creo que ha quedado bastante claro ¿no? Aún así, te recomiendo que le eches un ojo al libro que ilustra este post. En él verás qué es dar teta en la vida real, imágenes cotidianas, sin montajes ni photoshop. Leerás montones de cosas, algunas buenas y otras no tanto.

Y si sigues teniendo dudas, o crees que me he quedado algo en el tintero, siéntete en casa y haz buen uso de los comentarios 🙂

SUSCRIBIR2

Miércoles mudo. Color

“Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá.
Participar es muy fácil, sólo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

zapato

¡Feliz miércoles!

SUSCRIBIR2

Porteo seguro en 10 pasos

Soy una férrea defensora del porteo. Más si cabe después de comprobar que a la gordi le iban más los bracitos que el carro. “A mí no me la pegas” debió pensar. ¡Chica lista!

A pesar de que a menudo nos quieran convencer de lo contrario, un bebé espera y necesita contacto permanente. Sentir la cercanía de mamá, su olor, el calor de su pecho. Oir su voz susurrando bien cerquita. Adivinarse pegadito a papá, encontrar sus besos.

Y eso no lo consigue ni el más sofisticado de los carros. Ojo, en ocasiones los carros resultan muy útiles, nadie ha dicho lo contrario, pero reconozcamos que el contacto no es su punto fuerte.
Ha quedado claro entonces, verdad? Portear mola 🙂
Ahora bien, no se trata de portear de cualquier manera, no olvidemos que estamos manejando un bebé. Sensatez, señores.

¿Qué entendemos por porteo seguro? No se me alarmen, que no hay comprarle al niño un casco, ni atarle un cinturón, es mucho más sencillo que todo eso, pero a la vez, tan elemental que es frecuente que lo pasemos por alto. Así que, como hoy es el día del #porteoseguro, os dejo unas recomendaciones para hacer del porteo una actividad segura y feliz.

Foto cortesía de discosdel rollo

Foto cortesía de los chic@s de Discosdelrollo

Porteo seguro en 10 pasos

1. Antes de nada te recomendaría ponerte en manos de una asesora, o alguien con experiencia. Te solventará las dudas y te ayudará a elegir aquello que mejor se ajusta a tus necesidades.

2. Práctica. Hacerlo cada vez mejor requiere mucha práctica. Y si te habituas a ensayar en casa frente a un espejo serás más consciente de que el anudado está correcto, tu bebé en buena postura…y ganarás confianza.

3. Deberás elegir un portabebé adecuado al desarrollo de tu bebé. No es lo mismo un bebé que no sujeta su cabecita que otro que ya anda.
Un portabebé no es un microondas, pero igualmente lleva instrucciones, no dejes de leerlas.

4. Tensión. Es fundamental que el portabebé esté bien tenso, firme. De esta forma te aseguras que vaya bien pegadito a ti, evitando que se desplace o escurra, y cercano a tu centro de gravedad.
Puedes tener el mejor portabebé del mundo mundial, pero si no está correctamente ajustado es como quien tiene un tío en Alcalá.

5. Sujeta en todo momento al bebé mientras le colocas en el portabebé o lo tensas. Es posible que al principio requieras más tiempo para hacer estas dos actividades simultáneamente, pero en cuestiones de seguridad no hay prisa. Puedes situarte delante de la cama si eso te hace sentirte más tranquila.

Si ves a tu bebé intranquilo o lloroso mientras le colocas en el portabebé, no continúes. Atiéndele primero, explícale qué estás haciendo y continúa una vez se haya calmado. El porteo debe ser una actividad placentera para ambos.

6. A la altura de tus besos. Es la altura justa para que no te entorpezca la visión y tampoco puedas golpearle sin querer con tu barbilla al mover la cabeza. Con todo, recuerda que tu campo de visión no es el mismo que si no llevaras al bebé, así que, ojito con escalones, desniveles o socavones.

7. No le tapes nunca la cara con la tela. ¿Que crees que tiene frío? pues ponle un gorrito!. Asimismo, asegúrate que su mentón queda separado de su pecho y que no está hundido contra ti. Las vías respiratorias deben quedar libres para que el bebé (y tu) respiréis con tranquilidad.

8. Espalda sujeta y postura correcta. Coloca la tela sujetando bien la espalda del bebé, y respetando su curvatura natural. La tela debe llegarle de corva a corva creando un buen asiento y procurando que las rodillas queden más altas que el culete. Vigila que las piernas quedan simétricas y los pies bien colocaditos. Dicho así todo junto puede aturullar un poco, pero no es tan complicado ¿recuerdas qué hemos dicho sobre la práctica?

9. Nada de movimientos bruscos, deporte, ni actividades peligrosas. No debería siquiera tener que incluir este punto, porque creo que es evidente que tareas como montar en bici, conducir, o cualquier otra que pueda poner en peligro al bebé, no son compatibles con el porteo.

10. Y por último, debemos estar siempre atentos a las señales que nos manda nuestro bebé, estar pendiente de qué necesita. Si está pasando frío, calor, o si le molesta el sol, por ejemplo.

¿Qué piensas? ¿No ha resultado tan complicado, verdad? En definitiva, verás que el sentido común está detrás de la mayoría de estos consejos. ¡Espero que te hayan resultado útiles!

Y si quieres ver todos estos consejos de una manera más visual, pásate por aquí.

SUSCRIBIR2

Mis amigos de primavera

Ácaros

Como cada año, la primavera me regala un grupete de amigos nuevos. La mar de molones, no os creáis. Me acompañan a todos sitios, y son colegas de los buenos, de esos que siempre están ahí.

Este año no podía ser de otra forma, y hace un par de semanas que dejaron las maletas en casa. Suelen quedarse toda la primavera, y llegado el verano, como saben que siempre tenemos jaleo, se marchan casi sin despedirse para no molestar.

Pasamos la mayor parte del tiempo juntos. Salimos a tomarnos unos antihistamínicos, gastar kleenex, y lagrimear un rato a ritmo de polen. Con mis amigos de primavera es difícil aburrirse, la verdad.

¿Qué me decís? ¿Tenéis amigos tan majos como estos?

¡Feliz fin de semana!

SUSCRIBIR2

Primer día de playa

Nunca me ha gustado esa gente que se pasa desde marzo a noviembre yendo a la playa a diario. Esa gente que cuando tú acabas de sacar el bañador del altillo ya están del color del tizón a base de aceite de coco y paseos. Esos cuya mejor amiga es la silla de playa y que organizan sus días en función de la bajamar. Siempre he creído que no son gente de fiar, que son enfermos.

Pues hoy me he sorprendido a mí misma bajando a la playa, ¡en mayo!. Creo que me estoy convirtiendo en uno de ellos, que me he contagiado, vaya.
La fiebre ha llegado de repente, nada de hoy me tomo una cervecita al sol, mañana me dejo caer por el chiringuito, y ya pasado, si se tercia, me doy un paseito por la playa. No lo he visto llegar.

No es por buscar culpables, pero intuyo que la causante ha sido la gordi. Ya sabemos que una madre hace lo indecible por su retoña, por su bienestar y alegría, y claro, tanto verla disfrutar en el arenero de Mamá Tierra, que me he visto en la obligación de llevarla donde más arena hay, la playa (sí porque lo de Gobi me cae un poco a trasmano).

playa

Puede que me haya vuelto un tanto aprensiva, sea algo pasajero y no tan grave como imagino, pero por si las moscas, os dejo mi cuadro médico, a ver qué opinais.

* Fecha del primer día de playa: 1 Mayo. Sí, ya andamos por los 25 graditos, por lo que la fecha puede no ser indicativo de enfermedad alguna, pero si os digo que yo era de estrenar playa en agosto, la cosa cambia, ¿verdad?

* Hora de llegada: 12.30h. Algo tarde para un “playa-adicto” acostumbrado a plantar sombrilla antes de las 11, pero es que en mi casa somos algo lentos y nos cuesta arrancar.

* Medio de transporte: Coche. ¿Veis? Otra señal de que algo no marcha. De aquí a nada dejamos olvidadas las bicis, ponemos camisetas en los asientos y abarrotamos el maletero de neveras. Ay, señor!

* Número de bultos: Una bolsa con todas nuestra cosas y la mochila de juguetes de la gordi. El hecho de que no hayamos bajado ni sombrilla, ni sillas, ni por supuesto colchonetas, balones, bingo, radio…, me da esperanzas. Tal vez sean sólo espejismos.

* Lecturas: Nada. Ni El diario de Cádiz, el Marca, o el Hola. Claro que he de decir que nunca he sido capaz de leer en la playa. No encuentro la postura y detesto llenar de crema las páginas.

* Paseos: Imposible. O me cargo a la gordi a la espalda,o no me puedo desplazar más de 20 metros sin oir sus voces reclamándome. Paseillos por la orilla jugando con la arena. ¡Sin comer pipas! Aún tengo fe.

* Aceite: No, nada de aceites! crema solar para bebés factor 50. Que una sea adicta a la playa (bueno, eso aún está por ver) no quita que quiera llevarse un melanoma de regalo.

* Baños: Uno. Sin duda el peor síntoma. Puedo asegurar que ha habido veranos en los que no me he mojado ni los pies.

* Comida / Bebida: Una botellita de agua fresca y tortitas de arroz para la gordi. Nada de Sandevid, patatas fritas de jamón, galletas de chocolate o filete empanado. Y por supuesto, todos los restos a la basura cuando nos hemos ido.

* Música: Barba-papá ni siquiera ha tenido ocasión de ponerse los cascos, así que, de compartir Camela con el resto de la playa, ni hablamos.

* Hora de subida: 14.15h. Un par de horitas y tirando para arriba, que la única que llevaba gorrito era la gordi y a mí las ampollas me favorecen bien poco.

He llegado a casa feliz, cansada y con ganas de más, ¿qué os parece? ¿cuál es vuestro diagnóstico?.
Sed sinceros, sin paños calientes ¿Voy comprando el aceite de coco, el Cuore y el bingo?

SUSCRIBIR2

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies