Categoría: Personal

Cuatro horas

Hoy os pido un ejercicio de imaginación. Sí, es lunes, pero prometo algo sencillito. Con la media neurona que te ha quedado después del madrugón, es suficiente.
Imaginad: un amigo te llama y te pide consejo. Viene de paso unas horas a tu ciudad, y, a parte de verte, querría que le indicaras en qué podría emplear el tiempo libre que tiene.

Son unas cuatro horas, pero se te ocurren cantidad de cosas. Parques por los que merece la pena pasear, pastelerías en las que charlar y arreglar el mundo frente a un exquisito trozo de tarta, pasarte por esa exposición que están a punto de clausurar, visitar el mercado (después de la obra es agradable deambular por los puestos), acercarte a la playa a respirar el olor a sal mientras tus hijos juegan en la arena, pasar a saludar a la librera que hace tiempo que no ves, acercarte al cine y comer palomitas, llevar a tu hijo a patinar, regalarte ese masaje que tanto te hace falta…

Párate a pensar y apunta qué harías tú, porque cuatro horas se pueden aprovechar más que bien.

Cuatro horas

Ahora, compara tu estupenda lista con esto, que se seguro que se asemeja bastante a lo que hiciste realmente con tu tiempo el sábado:

“Tienes un vídeo genial de tu hijo corriendo detrás del gato. Se lo vas a enviar por WhatsApp a tu hermana. Comprimiendo….ups, cómo tarda el chisme éste. Conectando… jo, otra vez la conexión. Te acercas más al router, que la antena del iphone falla día sí y día también. Venga, lo intentas de nuevo. Nada, que no quiere. Piensas en escribirle para preguntarle cómo está, y decirle que en un rato le mandas un vídeo de su sobri. Puebas de nuevo…Oye, que no hay manera de conectar.

Modo avión – modo normal, ese truco es infalible, ahora fijo que funciona.
¿Cómo es posible? Venga, apagas el wifi y te lanzas con el 3G….Pues estamos en las mismas. Jo, qué rabia, con lo chulo que es el vídeo. A ver, tu padre es de Android, intentas enviárselo a él. Sigues igual.

Tu cari te hace saber que a él tampoco le va. ¿Será tu compañía? La incertidumbre puede contigo. Pero, ahí está tu amigo en Facebook preguntando si alguien más tiene problemas con WhatsApp.
Bueno, parece que no estais solos…uf, pero esto pinta mal.

¿Fallo técnico en tu ciudad? Corres a Twitter, donde las noticias vuelan y lees algo…No, no me fío, piensas. Buscas fuentes fiables. y das con algo que te deja helada. Inimaginable. WhatsApp se ha caído.

Pero ¿se sabe cuánto tiempo vamos a estar así? Eres bastante conservadora, pero la angustia puede contigo, y te lanzas a descargarte Telegram. No te gusta, pero es que ¡esto es una emergencia! Eres optimista…Instalar… ¿Tampoco funciona? Va a ser que tienes chorrocientas aplicaciones ocupando memoria. Borras la de visitar Noruega, ésa que te hace una ruta para correr y la de canciones de cuna. ¡Ahora sí!, piensas esperanzada. Nada, miles de imbéciles como tú han pensado en la misma posible solución, y va a ser que tampoco es la correcta. ¿Qué te queda? ¿Esperar?

Compruebas la aplicación cada quince minutos, mientras buscas noticias frescas. Jo, parece que es a nivel mundial. Sudor frío. Ya llevamos cuatro horas ¿Hasta cuándo va a durar esta pesadilla?

¿Te suena? Sí, vale, he dramatizado un poco los acontecimientos, que si no no tenía chicha suficiente para un post completo, pero el que lea esto y no se sienta un poco identificado, miente vilmente. Reconócelo, tú también estás enganchado al móvil.

Y ahora que ya lo has admitido, ¿qué piensas hacer para cambiarlo?

SUSCRIBIR2

Cuando seas padre, comerás huevos

Si hay algo que delata tu verdadera edad no es esa arruga de tu frente o la forma de vestirte, es el uso que haces del refranero. Esas pinceladas de sabiduría popular que con veinte años ni se te pasaría por la cabeza mentar, ahora salen de tu boca con una facilidad…Expresiones y frases hechas que detestábamos forman parte ahora de nuestro día a día.

Hay una en concreto que siempre me pareció inquietante: Cuando seas padre, comerás huevos.
Y pese a que haya estudiosos que encuentren el origen de la expresión aquí, yo puedo decir con orgullo que al convertirme en madre, he encontrado su verdadero significado.

¿Cuál es? Pues, muy atentos…que cuando seas padre (o madre), comerás huevos. Tal cuál. Le servirás a tu hijo un huevo, tortilla o revuelto, y el resultado siempre será el mismo. ¡Los huevos te los comes tú!
Sí señores, desde que soy madre tengo la proteína en plena forma.

huevo_ok

Pero una no se rinde tan fácilmente, y cada semana reinventa la presentación del huevo a fin de que la gordi llegue a comérselo.
Como imagino que no seré la primera ni la última con este contratiempo, me decido a compartir mis ensayos culinarios y sus respectivos resultados:

– Yemas a la plancha
En mi casa el debut del huevo fue a través de esta receta. Primero sólo las yemas, por precaución frente a posible intoxicaciones, y luego, entero.
Una gota de aceite en la sartén y a esperar a que la clara se cocine. Espátula en mano, y media vuelta para que se termine de cuajar entero. Pimienta al gusto, y listo para comer.

Resultado: El estreno terminó 1-0 a favor del huevo. Altibajos en los sucesivos encuentros. Como aún queda competición, mantenemos la esperanza.

– Tortilla francesa
Mis expectativas eran altísimas. La cena infantil por excelencia no me podía fallar.
Tras un comienzo aceptable, entramos en barrena y ahora no hay manera de que se lleve siquiera un pedazo a la boca.
Y buena está un rato buena, que ya me ocupo de echarle una cucharadita de agua al batirla para que esté más esponjosa.

Resultado: Salvo por el triunfo discreto del primer acercamiento, el resto de los enfrentamientos se pueden calificar de rotundo fracaso.

– Huevo pasado por agua
La desesperación me llevó a recordar esta forma de cocinarlo que tanto le gustaba a mi hermana.
Es una receta sencilla, pero hay que estar bastante pendiente del reloj. Cuando el agua (con sal para que no se agriete) rompa a hervir, contamos cuatro minutos para que la clara esté bien hecha y la yema líquida. A quién le guste poco cuajado, que le reste un minuto.
Lo enfriamos bajo el agua, lo rompemos por arriba y lo servimos en una huevera. Si le añadimos un chorrito de aceite y tostamos un poco de pan para mojar, el plato gana mucho.

Resultado: Nunca hemos pasado de un humilde empate. Un poco más de entrenamiento y tal vez podamos rascar alguna victoria.

– Huevo escalfado
Me estaba quedando sin opciones, al borde de la rendición, cuando barba-papá acudió al rescate. Hay formas más sofisticadas de preparar un escalfado, pero la desgana nos llevó por el lado fácil.
Pon agua con un chorreón de vinagre. Mientras, vierte el huevo en una taza procurando no romper la yema. Una vez rompa a hervir el agua, retira del fuego e introduce la taza dejando entrar el agua caliente poco a poco. Una vez el huevo esté en la olla, deja cocer 3-4 minutos.

Resultado: Tras el sonoro descalabro inicial, decidimos destituir al entrenador.

– Tostadas francesas
Mi as en la manga. Con esta receta me la camelo, fijo.
Batimos el huevo en un plato con un chorreoncito de leche. Moja las rebanadas de pan (lo ideal es utilizar pan de molde) por ambas caras y fríelas en una nuez de aceite.
Si lo tuyo es el dulce, espolvorea azúcar y canela. Añade miel, mermelada o fruta fresca. Y en salado quedan geniales con queso fresco, o con unas lonchitas de tomate y jamón serrano (joe, si al final me las como yo pues me pongo exquisita!)

Resultado: Partido sin disputar.

En definitiva, que no pienso desistir, que a pesar de los escollos, esta niña promete, que yo tengo buen ojo para estas cosas. Entretanto, se admiten sugerencias culinarias :)

¡Feliz fin de semana!

SUSCRIBIR2

Nadie es perfecto

Una característica común a todas las madres es que se nos llena la boca hablando de las bondades de nuestro retoño. Presumimos contando la última anécdota o enseñando su nutrido álbum de fotos. No hay defecto que no sepamos maquillar, o trastada que no podamos minimizar. Nuestro hijo es el mejor, qué le vamos a hacer.

Pero siempre me he preguntado: ¿Es posible que exista alguna madre que no piense así? ¿una madre que tenga la certeza de que su hijo no es ni será jamás perfecto?

Sí, las hay. Están entre nosotras, aunque prefieren pasar desapercibidas por el miedo al qué dirán. Por proteger a sus hijos de miradas inquisidoras.

Hace poco conocí a una de esas madres. Una luchadora. La madre de un lunes.
Entendereis que hable de forma anónima, para evitar represalias.

HijoLunes

“Era mi primer hijo, y a pesar de mi inexperiencia y de que todo parecía marchar bien, yo intuía que mi bebé no era como los demás.
Para una madre es muy duro que el pediatra le diga que su hijo está enfermo, que sufre, pero realmente, lo peor que le puede pasar es que le diga…que su hijo es un lunes!

Las posibilidades son pocas, pero están ahí. Deseas que tu hijo hubiera sido un sábado, aunque, con un jueves te habrías conformado…con un miércoles tal vez también. Pero, ¿un lunes? ¿cómo no supiste verlo? Te paras a pensar y caes en la cuenta de todas esas señales que no quisiste ver:

Lo madrugador que era. Se levantaba casi al alba y no había manera de que volviera a la cama, siempre tenía prisa por levantarse.

– Adoraba el despertador. Lo ponía sólo por el placer de oirlo sonar.

Era muy activo, y la única manera de soportarlo por las mañanas era haberte tomado una taza grande de café. Aún así, sólo descansabas tranquila al acabar el día.

No tenía amigos. Es muy duro ver cómo los demás niños le miraban con recelo, le ignoraban. Nadie en el parque quería jugar con él.

Era muy exigente. No me dejaba descansar un minuto y yo me sentía abrumada con la carga de trabajo que me daba.

El tiempo junto a él pasaba más lento. Veía moverse las manecillas del reloj, pero las horas no parecían avanzar. Cada mañana se me hacía eterna.

Ya de mayor trabajaba sin descanso. No dejaba hueco para desconectar o salir a divertirse, por no hablar de su obsesión por empezar a comer sano, a ponerse a régimen.

Sabemos que es un niño único, que no gusta,  que mucha gente  se siente incómoda junto a él. Creo que no se molestan en conocerlo mejor. Por eso me gusta recordar que nadie es perfecto, y que todos nos merecemos una segunda oportunidad.”

 

Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿Le damos una oportunidad a este lunes? :) Feliz día!!

SUSCRIBIR2

No me gusta San Valentín, me gustas tú!

san_valentin

No podía dejar pasar este día sin escribir, pero como no me gusta San Valentín, esta entrada va dedicada a todos aquellos a los que como a mí, esta fecha os trae un poco (o un mucho) al pairo. Para vosotros, y para barba-papá ♥, of course, aquí va mi interpretación del día de los enamorados.
Porque no me gusta San Valentín, me gustas tú!!

Ni que decir tengo que teneis mi permiso para utilizar la imagen y fardar enviándosela a vuestros amores. Eso sí, una mención plis, que aquí la que se la ha currado ha sido servidora :)

Venga, a disfrutar del día!

SUSCRIBIR2

El noble arte de la lentitud

La lentitud me desquicia. No puedo con esas personas que dilatan cualquier actividad cotidiana más allá de lo necesario. Vale que cada uno tiene un ritmo diferente, y que antes de hacer algo es indispensable pararse a pensar, trabajar el detalle, meditar. Pero, ¿realmente es necesaria tanta calma para enjabonarte o ponerte la camisa? Eso no es movimiento slow ni nada, eso es que se te caen los hue**s!

Pues muy a mi pesar, tengo dos ejemplares de esos en casa. Adivináis quiénes son, ¿verdad?

lento

Barba-papá es un auténtico maestro en el noble arte de la lentitud. Se desplaza parsimonioso por la casa con sus quehaceres diarios. Hasta cuando tiene prisa va desacelerado! Evidentemente, junto a él parezco siempre una loca desquiciada, pero chico, se puede cocinar con amor y dedicación y que se note que te corre sangre por las venas, digo yo.

Y cuando creía que ya había tocado techo, que lo había visto todo, toma, dos tazas! La gordita, como digna sucesora de su padre pone a prueba mis nervios y se acerca a lo más alto del ránking de los tardones.
Éstas son sus mejores marcas:

* Hora y media del show carcajadas, bailes, besos y piruetas, sesión de peluquería incluida, antes de quedarse dormida. Por fortuna, el nivelón de esta marca hace que sea difícil de batir, aunque no cantemos victoria aún.

* Cuarenta minutos de conducción temeraria de un cesta de supermercado cuando sólo íbamos a comprar pañales. Incluyo aquí los cinco minutos de aferrarse a una cesta ajena que espero no se repitan.

* 35 minutos para bajar la calle. Peor que un japonés con una cámara. Todo es digno de deleite: un poco de musgo, la tapa de una alcantarilla, o sus propios zapatos. Y cuando lleva avanzados unos metros, vuelta sobre sus pasos. Desesperante!

* Dos horas de paseo de tostada por toda la casa. Debe ser que se le entumece la mano, o que olvida que la lleva, porque ni se la come ni la tira, simplemente la sostiene. ¿Esto seguro que no puntúa para las olimpiadas?

* 15 minutos de espejo para vestirse. Una manga…me miro al espejo, otra manga…me vuelvo a mirar y sonrío. Me giro, me escondo, me hago la despistada, me vuelvo a mirar al espejo y tiro un beso. Ahora el pantalón. Niña, que pareces un anuncio de colonia!

Como veréis, estoy en clara desventaja, me ganan por goleada. Además, con lo cabezona que es la jodía y lo que entrena, la cosa pinta cada vez peor.

¿Alguna sugerencia? Yo por si las moscas voy a ir buscando unas clasecillas de yoga o meditación, y me voy a ir leyendo el manifiesto slow por lo que pueda pasar…pero sin prisas! :)

prisas

Por cierto, ya que estáis por aquí, aprovechad para suscribiros y que os lleguen los post recién horneados directamente al correo ¿Dónde? Ahí, en la columna de la derecha. Gracias!

SUSCRIBIR2

Mamá bipolar

Una es de nacimiento bastante observadora. Contemplar el comportamiento de sus congéneres y sacar conclusiones me resulta entretenido. De ahí que en estos últimos meses haya hecho grandes descubrimientos, y tenga un buen puñado de teorías sociológicas más o menos contrastadas.
Y hoy, me atrevo con la primera.

De los creadores de “Revolución hormonal” , “El sueño me confunde” “Se me cae la baba” y “Tetitas para qué os tengo”, llega un nuevo estreno, primicia mundial: Mamá bipolar.

bipolar

Pese a lo que pueda parecer leyendo el título, la mamá bipolar comienza a desarrollarse en el embarazo. Tomar conciencia de que una vida está creciendo dependiente de ti, siembra la semilla que hará que más tarde ostentes tu título con orgullo.

La mamá bipolar en prácticas (llamémosla MBP) lo mismo se inquieta porque su barriga da un vuelco, que se angustia si su bebé flota tranquilo sin dar muestras de jarana.

La MBP un día se mira horrorizada al espejo pensando que menudo tripón está echando, lo mismo que al siguiente piensa que, con las semanas de gestación que lleva, debería tener la barriga más abultada.

La MBP andará convencida hoy de que nunca ha tenido ni un cutis ni un pelo así de relucientes, para afirmar mañana que está fea como un troll.

La MBP proclamará a los cuatro vientos que el embarazo es lo mejor que le ha pasado en la vida, para, acto seguido, hartarse de llorar maldiciendo: “cómo se me ocurriría a mí meterme en este berenjenal”.

Una vez el churumbel ha tocado tierra, la MBP ya está preparada, y se dirige con paso firme en busca de su título definitivo. Y sus méritos como mamá bipolar van creciendo.

La Mamá bipolar  (MB) no se contenta con nada. Se lamenta de que su bebé no duerma ni a tiros por la noche, lo mismo que si su bendito lleva siete horas de sueño nocturno sin rechistar.

La MB se levanta convencida de que es fuerte y tiene superpoderes, pero al caer la tarde, se queja amargamente de la sobrecarga de trabajo y de no puede con todo, reclamando ayuda a gritos.

La MB se come a besos a su bebé. Se le eriza el pelo sólo de pensar en separase de él ni un segundo. Pronto pasará a ponerse como una loca porque le persigue por toda la casa un bebé-lapa que no la deja siquiera ir al baño.

La MB sueña con el modelazo del escaparate, ése que en rebajas, cae fijo. Pero cuando va de compras, vuelve con un par de camisetas comodísimas para dar el pecho y un arsenal de pijamitas para su bebé.

La MB espera ansiosa la noche en que pueda salir de marcha con sus amigas, pero llegado el momento, se llevará toda la cena llamando a casa para comprobar que todo está bien, y a las 23.30 estará bostezando como un oso y deseando meterse en la cama. Ay, pero qué bien se está en casita!

La MB cuenta los días para que su pequeño vaya a la guarde y poder trabajar al ritmo de antes, para luego llorar a moco tendido al ver horrorizada como su pequeño entra curioso en el cole sin siquiera mirarla ni despedirse.

Como os podreis imaginar, la lista es infinita, de ahí que la MB vaya ganando experiencia a base de práctica, llegando algunas a un nivel de maestría inimaginable para una reciente mamá bipolar como yo. Porque sí, lo confieso, yo también soy una de ellas. Mamá bipolar somos todas.

Y ahora, reconozcan que sin nosotras no habrían podido pasar este ratito de risas tan ameno, eh?
Atrévanse y pongan una mamá bipolar en su vida!

SUSCRIBIR2

Miércoles mudo. Siempre sale el sol

“Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá.
Participar es muy fácil, sólo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

Sol

¡Feliz miércoles!

SUSCRIBIR2

Dancing queen

Que nos gusta la música no es ningún secreto. En casa solemos tener la radio puesta, escuchamos spotify o algún disquito. Tanto “adiestramiento” ha dado sus frutos, y la gordi comparte también ese entusiasmo.
Eso sí, ella no le hace ascos a nada, lo mismo es la musiquilla de un anuncio, los Fleet Foxes, Julio de la Rosa o Baby Radio. Cuando la música suena, empieza la fiesta: carita de felicidad, bamboleo de cabeza y se le van los pies. A bailonga no le gana nadie!

Con esa pasión que le echaba, pensamos que lo suyo iba a ser tocar algún instrumento. Suerte que en su cumple cayó un xilofono y nos dimos cuenta de que prefería escuchar más que crear, que si no, me veía ya con la guitarra y la batería versión mini en mitad del salón.

Imagen extraida de aquí

Imagen extraida de aquí

Descartada, al menos de momento, la carrera musical, parecía que la gordi iba más encaminada a ser una fan de menear el esqueleto, una dancing queen. Y cual hortera de los 80, se paseaba con la radio de barba-papá apoyada en el hombro pegada a la oreja. Digno de ver.

Esta niña necesita su propia radio ya!, le dijimos a Los Reyes Magos (las clases de danza las dejaremos para más adelante). Algo sencillito, que fuera fácil de transportar, resistente a caídas y que almacenara mp3. Y puestos a pedir, con una única versión por favor, nada de rosa para niñas, azul para niños, no se fueran a liar Sus Majestades.

Unas eran muy pijas, otras muy sofisticadas, para niños mayores, con precios astronómicos, recién salidas de un todo a cien…jo, qué complicado! Hasta que la encontramos…pero estaba agotada! Vaya, se conoce que hay una amplia tribu de bebés locos por la música ahí fuera.

Barba-papá no se dió por vencido y ayudó a Los Reyes buscando aquí y allá, hasta que la encontró en Amazon. Oe, oe, oe!

Yo no apostaba un duro por el regalo, todo sea dicho. Estaba segura de que sería flor de un día y se quedaría olvidada en algún rincón. Me equivoqué.
Con una tarjeta de memoria repletita de música variada, un asa que la hace fácil de transportar, unos botones enormes y un micrófo para pegar berridos, hemos despertado al monstruo enloquecido que vivía aletargado dentro la gordita. Su energía es desbordante y te persigue incansable para que la acompañes en sus sesiones maratonianas de baile y zapateo.
Con tardes como éstas, ¿quién necesita gimnasio?

SUSCRIBIR2

Receta de Risotto de espárragos verdes

Quien me conozca bien sabrá que la cocina y yo no hemos sido grandes (ni pequeñas) amigas.
De los menesteres culinarios se ocupaba barba-papá, y yo me limitaba a sumar ingredientes: macarrones cocidos + atún + tomate + queso rallado. No tenía ni paciencia, ni interés y al parecer, tampoco le ponía esa dosis de amor tan necesaria.

Hasta que Masterchef llegó a mi vida (eso y que me propuse poderle ofrecer a la gordi variedad e inculcarle el gusto por la buena mesa). Qué entusiasmo le ponían, qué inventiva!! Me piqué, vaya, y empecé a darle caña a mi yo culinario.

Por eso, cuando desde Madresfera nos propusieron la promoción #MasterChefJuniorElCorteInglés para escribir una receta para hacer con los peques, no lo dudé, y elegí un risotto. No porque mi hija de quince meses tenga mano con el arroz, sino porque hasta el momento, es su receta favorita.

Así que, ahí va la receta de risotto de espárragos verdes.

6.risotto de espárragos

Ingredientes para 2 comensales
* 200 grs de arroz bomba
* 20 espárragos verdes
* 2 cebollas pequeñas
* 3 dientes de ajo
* 2 cucharadas queso rallado
* agua
* aceite de oliva
* sal
* pimienta blanca
* romero

Primero haremos un caldo con los espárragos. Nosotros (barba-papá es el mejor pinche que tengo) utilizamos espárragos congelados, pero lo ideal es que sean naturales. Cuécelos unos 12-15 minutos en agua salada. Sácalos y reserva el caldo.

4.esparragos

En una cazuela con aceite sofríe los ajitos y la cebolla, despacito para que se vayan ablandado. Añade el arroz y sigue rehogando. Vierte aproximadamente un tercio del caldo y déjalo que cueza suave unos 18 minutos. En ese tiempo vas agregando el resto del caldo, poco a poco para que no se reseque y consigamos la textura cremosa que buscamos.

3.cebolla y arroz

Mientras el arroz va haciéndose, trocea bien los espárragos dejando las yemas enteras, y saltea en la sartén con una pizca de sal.

Cuando el caldo se haya evaporado, espolvoreamos el queso rallado y el romero por toda la superficie y dejamos reposar un par de minutos. Antes de servir, remueve todo para que se ligue bien.

Para servir, utiliza un costapastas redondo (o el que tengas por casa) y rellénalo de arroz. Monta encima los trocitos de espárragos salteados y desmolda.  Nosotros lo decoramos con una pizca de salsa picante de tomate, que solemos tener hecha en casa, para darle una nota de color (una pijadilla que queda muy resultona).

Ea, qué aproveche!

SUSCRIBIR2

Cómo hemos cambiado

La de vueltas que da la vida! Hace justo un año nuestra tienda aún estaba abierta, nos encantaba el proyecto. La gordita y mamá disfrutaban juntas en casa mientras barba-papá llevaba el timón.
Pero la vida (y la economía) nos deparaba sorpresas (una de tantas que vinieron después) y nos obligaba a un cambio de planes.

Hace justo un año escribíamos esto:

“Gordita, estos no eran los planes, pero te va a tocar empezar a trabajar con menos de 5 meses
Verás cómo te gusta estar en Quitapenas. Hay cosas muy chulas, y muchos colores!! Y mamá estará allí contigo. Pero tendrás que empezar antes de lo previsto.

Mira, te voy a contar una historia, espero no aburrirte…
Cuando papá y mamá te encargaron, hace como un año, tenían muy claro cómo se iban a organizar la baja maternal. Como soy autónoma, y aquí a los autónomos no nos tienen mucho en cuenta, la cosa estaba complicada, pero renunciando a alguna que otra cosita y aprovechando las pequeñas ayudas que por aquí nos ofrecían, parecía que al menos hasta los 9 meses no te ibas a tener que mover de casa.

cambioPlanes1

Bueno, eres pequeña para entender todo esto, pero papá y mamá cogieron la libreta, empezaron a escribir números, y más números… y si el año no se daba del todo mal, entre la prestación que iba a recibir mamá durante las 16 semanas de baja, la bonificación de las cuotas de la seguridad social en ese tiempo, y la bonificación durante el primer año tras la reincorporación, tachán tachán! nos salían las cuentas! Contrataríamos a alguien y…¡La gordi y mamá podrían quedarse en casa sin trabajar al menos hasta junio!

Ay… pero llegaron las “medidas de austeridad” y los “recortes”, y cuando tú todavía seguías en mi barriguita, un día de playa, entró en vigor una cosa muy complicada que llamaron “reforma laboral”. Entonces andábamos muy entretenidos escogiendo nombre para tí, así que no reparamos en si afectaba a nuestros planes, y además, como los autónomos no contamos, pensamos “total, ni se habrán preocupado en recortarnos”. Pero oh, oh… cuando ya estabas aquí, un día, leyendo blogs y cosas de esas que mira mami, de repente vimos que en la reforma esa tan fea, ¡nos habían quitado de un plumazo la bonificación de 1 año por reincorporación! Aaaaay! Cogimos la calculadora, rápidamente… y… ¡¡eso son 3.000 € menos!! ¡¿y mi libreta?!

Papá y mamá no se lo podían creer. Tanta programación, tanta previsión… y ahora, había que cambiar de planes a toda pastilla! No, no, no, no, no!!! mamá no lleva nada bien eso de improvisar :S
Vuelta a los números, a revisar la hucha, a pensar y pensar…tenía que haber un remedio!!
Pero nada, tras noches de desvelos, lloreras y sofocos, decidimos que la única solución posible era que volviera a trabajar antes de lo previsto. Y claro, tú tendrás que acompañarme porque a estas alturas aún eres muy pequeñita para pasar la mañana lejos de mami, y además, nadie te da la teta como yo.

Por eso, como este mes es un poco tontorrón, hemos acelerado la puesta en marcha de la tienda online, y mientras que esperamos a que lleguen las cositas nuevas a Quitapenas, tú y yo vamos a seguir pasando las mañanas en casa (o de paseo!) y papá abrirá la tienda por la tarde.
Y a mediados de febrero te incorporarás al equipo Quitapenas, junto a mamá, papá y Coco. Eso sí, tú tendrás tu rinconcito de juego, con Marisol y el resto de tus muñecos.

Gordita, espero que algún día comprendas los motivos de esta situación y no nos lo tengas en cuenta.
Ojalá que cuando crezcas, si te decides a ser mamá, los que mandan se hayan dado cuenta de lo importante que es para un bebé estar junto a su mami, y espero que entonces sea posible disfrutar de un período superior a las escasísimas dieciséis semanas actuales, y que todas, incluso las autónomas puedan gozar de un buen permiso de lactancia.

Un besito mi amor! “

Cómo hemos cambiado! Después de estos vinieron muchos más, y no todos agradables. Pero la suma de todo eso ha hecho que estemos ahora por aquí. Tal vez tengamos que dar las gracias.

SUSCRIBIR2

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR