¿Quién dijo que organizar un cumpleaños fuera sencillo?

Si te dicen que un año es un periodo de tiempo que pasa sin que casi te enteres es muy probable que no te lo creas. 365 días son muchos días!! Pues es cierto. Al menos si es el primer año de vida de tu bebé.
Se pasa volando, como unas vacaciones. Ojo, no quiero decir con esto que me haya pasado un año enterito tirada a la bartola viendo cómo mi hija se cría sola, ni que cada día haya sido una fiesta. Sólo que es un periodo tan bonito e intenso que se te hace corto. ¿Dónde ha ido a parar todo ese tiempo?

Precisamente por eso, porque todo lo bueno pasa demasiado rápido, hay que saber disfrutarlo. Así que, decidimos organizar una fiesta para celebrar el cumple de la gordita!! Algo sencillo, familiar.
Así dicho sonaba taaan fácil…
Antes de nada habría que elegir la fecha. El cumple cae en jueves, así que, lo mejor sería posponerlo al sábado. El sábado para merendar, un clásico.

globos

Empezamos a avisar a los invitados casi una semana antes, para que nadie tuviera ya otro plan.
La pregunta era sencilla: te invitamos a una fiesta ¿vienes? pues salvo honrosas excepciones, nadie dijo claramente que sí. Ni que no.
¿cómo nos organizamos ahora?
Barba-papá tenía una teoría. Si habíamos avisado a más de 30 personas, con suerte 20 contestarían, y de ahí, tal vez 10 o 12 terminarían viniendo.
Sí, como teoría mola, pero para echar la cuenta de cuántas bocas íbamos a ser…no lo veía claro.

Lo mejor sería ir pensando el menú. ¿Todo dulce? ¿salado? Tiramos por la calle de enmedio, un poco de todo. Eso si, sencillito, que lo íbamos a cocinar barba-papá y yo, y hasta la fecha, nunca habíamos guisado para más de seis personas.
La compra la tendríamos que dejar para última hora, a ver si para entonces sabíamos el número exacto de invitados.

La decoración también queríamos que fuera especial. No me gustan las fiestas decoradas con personajes de Disney (ea, ya lo he dicho!), y aunque llegará el día en que la gordita quiera en su cumple globos rosas de la princesa cómo-se-llame, esta vez sería diferente.
Pillando ideas de aquí y de allá, comprando cartulina, papel de seda y reutilizando mucho, creo que nos quedó más que decente.

fiesta

Faltaba la tarta. Ya que nos habíamos venido arriba organizando todo, ¿por qué no hacer también la tarta? De chocolate y galleta, claro.
Tuvimos algún contratiempo con las natillas, nos peleamos sobre en qué sentido se remueve el chocolate, o cómo hay que alternar las diferentes capas de galleta (sí, cocinar en pareja no es tan ideal como solemos ver en las películas!)

A pesar de tener todo casi listo, el sábado por la mañana estuvimos ultimando detalles. Ya habían contestado casi todos los invitados, seríamos 15 en total.
Me puse a repasarlo todo: ¿no será poca comida? dicen que lloverá, ¿cabemos todos aquí dentro? los globos, ¿no se despegaran de ahí, no?
Uf, ¿quién dijo que organizar un cumpleaños fuera sencillo?
Tranquilidad, no olvidemos que la gente viene a divertirse, y oye, esto no es ningún concurso. Además, como es la primera vez que organizamos un cumpleaños, no tienen con qué comparar.

La verdad es que valió la pena el esfuerzo. Aunque echamos de menos a muchos que no pudieron estar, la compañía fue inmejorable. La lluvia nos dió una tregua, salió el sol y pudimos jugar en el jardín. La gordita se reencontró con sus amigos, recibió muchos (demasiados) regalos y fue, como no podía ser menos, la protagonista indiscutible. La tarta fue un triunfo, y la gente se fue a casa con una sonrisa.
Gracias a todos por venir!

Eso sí, menuda me espera el año que viene, porque hemos dejado el listón muy alto :)

SUSCRIBIR2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies