Un trabajo sin valor

El otro día, gracias a Monitos y Risas, me topé con este interesantísimo artículo que me dió qué pensar.
No hay que ser un lince para entender que la estamos cagando, y mucho, despreciando un trabajo que es uno de los pilares de nuestra sociedad. Sí, me pongo intensa, pero resulta que los bebés humanos no son capaces de valerse por sí mismos durante unos cuantos años, y claro, alguien tiene que estar a su lado, guiándoles y protegiéndoles, no?

Si esa labor la desempeña una cuidadora, un profesor, o un abuelo nadie duda de que se trata de una tarea encomiable y digna de admiración, pero si por el contrario es la madre la que decide, por ejemplo, aparcar su profesión y quedarse en casa con el bebé, muchos la tacharán de perezosa o aprovechada.
“Mira, ahora ya no trabaja y sólo cuida de su bebé”  ¿Cómo? ¿Qué no trabaja? Está claro que la ignorancia es demasiado atrevida, porque si alguien ha pasado siquiera un día completo con un bebé sabrá que es agotador, un no parar. Además, no estamos hablando un trabajo de ocho horas del que te despreocupas al salir, son 24 horas de dedicación y entrega.

Y pensarán algunos que claro, que yo qué voy a decir si soy madre, trabajo desde casa y así cuido de la gordi “cómodamente” full time! Pues no señores, lo digo porque durante muchos años yo he sido tan estúpida como para creer que ser madre era tarea para mujeres mantenidas y aburridas que se dedican a criar como conejas para matar el tiempo. Pensaba que la maternidad era totalmente incompatible con mujeres liberadas y seguras de lo que quieren. Y que la única manera de ser y sentirse útil era a través de una profesión remunerada.

Una madre nunca descansa, 24 horas de dedicación y entrega.

 

Poco a poco fui matizando mi postura, aunque seguía teniendo muchos prejuicios. Como la idea de que la maternidad nos hacía débiles, y nos convertía en seres mononeuronales cuyo centro de gravedad estaba en el ombligo de nuestros hijos. O que irremediablemente una madre no era capaz de tener otras aspiraciones en la vida más allá del cuidado de su prole. O que ser madre no se podía considerar un trabajo porque nadie te pagaba por ello.

Sólo bastó algo de tiempo (y una pizca de experiencia) para darme cuenta de lo equivocada que estaba.
Cuando eres madre no dejas de ser mujer, ni amante. Puedes seguir siendo una gran profesional, continuar teniendo aspiraciones, mantenerte curiosa, inquieta. No te lobotomizan en el parto. Es normal que tu universo gire en torno a tus pequeños, pero es mucho más amplio, y tiene multitud de planetas que también llaman tu atención. Una madre nunca descansa, y no espera una nómina a final de mes.

Por eso, me enfurece tanto la gente que desmerece este trabajo, que utiliza el término madre como algo peyorativo sinónimo de histérica descerebrada. Esa gente que olvida la labor que hicieron sus propias madres, y que piensa que son mejores personas que tú. Aquella gente que te da la brasa con sus interminables monólogos sobre su jefe, pero que desoye tus anécdotas con los niños porque “sólo son cosas de madre” y eso en las categorías laborales se valora a la baja.

Será la edad, la hora o las hormonas, pero si de algo estoy segura es de que ser madre es el trabajo más duro que he tenido jamás, el más intenso y con mayor responsabilidad, pero sin duda, del que estoy más orgullosa, aunque no cotice a la seguridad social!!

SUSCRIBIR2

3 Reflexiones sobre: “Un trabajo sin valor

  1. Pingback: Cuando seas padre, comerás huevos - En casa con mamá

  2. Para mí, ser mamá profesional (me encanta cómo Doman usaba este término) es lo más vanguardista y avanzado que puede hacer una mujer con hijos en su vida.

    Yo no dejo de dar vueltas a la idea de ir contra corriente y buscar el modo de que todo cuadre para que pueda volver a casa con mis polluelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR